Denuncias. En los últimos años se han presentado querellas formales en Profepa y Semarnat, pero la mayoría de ellas están sin respuesta. FRANCISCO MUÑIZ
Comisariada ejidal de Los Lirios exhibe la práctica; constructores de cabañas, los principales clientes de la madera clandestina

En Arteaga, la tala ilegal persiste sin freno y cada año son saqueados casi mil morillos de pino, que son llevados a otros estados o se comercializan para la construcción de cabañas. Pese a que se han presentado denuncias formales, algunas desde el 2018, las autoridades federales no las han resuelto.

Blanca Valdés Jaramillo, comisariada del ejido Los Lirios, dio a conocer que aunque ya se han decomisado morillos de pino que son talados de manera clandestina, la práctica ilegal se mantiene con la complicidad de las autoridades.

“Las propias autoridades, ubicadas en las orillas ejidales y salidas del municipio de Arteaga, permiten el saqueo sin cuestionar su procedencia, a cambio de un moche por su silencio”, aseguró Valdés Jaramillo.

Detalló que los principales clientes de la madera ilegal son los constructores de cabañas o zonas verdes en la sierra de Arteaga. Se estima que cada mes son talados 70 morillos de pino en Los Lirios, cerca de mil al año en esa zona.

La comisariada detalló que en 2018 fueron presentadas diversas denuncias ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), sin embargo hasta la fecha estas no han sido resueltas.

“Cuando cuestionamos a las autoridades, argumentan que los taladores son agresivos y con machete en mano amenazan a los elementos policiacos sin que puedan detener su huida”, expresó Valdés Jaramillo.

Aunque se ha capacitado e informado a la población sobre cómo pueden ejecutar una tala responsable de árboles muertos, este oficio representa uno de las principales fuentes de ingreso para algunos pobladores con ingresos de entre 250 y 300 pesos por tronco, razón por la cual, a los taladores no les importa el número de morillos que puedan talar y el procedimiento para hacerlo.

Además, la zona también sufre la tala de otro tipo de árboles y atraco hormiga.