Recuerdan a cada uno de ellos como grandes héroes que lucharon contra el SARS-CoV-2

A un año de la emergencia sanitaria y del primer médico caído por COVID-19 en Coahuila, trabajadores de la clínica 7 del Instituto Mexicano del Seguro Social reconocen, agradecen y recuerdan a sus compañeros que perdieron la vida como grandes hombres y mujeres que lucharon con vocación, patriotismo, entrega y dedicación.

“Para cada uno de ellos, nuestro mayor respeto y admiración. Siempre los vamos a recordar con mucho cariño”, expresó el titular de la Dirección Médica, doctor Víctor Manuel Hernández Barbachano.

Para la subjefa de Enfermeras, Olga Isela Amaya Cruz, el año 2020 ha sido el más triste y difícil para su familia a causa del coronavirus. Sufrió la pérdida de sus hermanos: la doctora Elisa María Amaya Cruz y el médico Raúl Amaya Cruz; así como la de su padre, Jaime Amaya Salinas, y su hermana, Rosa Cecilia Amaya Cruz.

Sin poder contener el llanto reveló que la emergencia sanitaria la devastó anímicamente por la pérdida de sus familiares y compañeros de trabajo, pero no acabó con su entereza ni su coraje por salir adelante: “Por ellos, sigo de pie y no me rindo”.

Expresó que la mejor manera de recordar a todos aquellos que murieron por la emergencia sanitaria es capacitarse para brindar una mejor atención a la derechohabiencia.

Al respecto, el director de la Unidad de Medicina Familiar (UMF) No. 86, Carlos Rico Jaralillo, expuso que el sacrificio de todos aquellos que ya no están físicamente no fue en vano, ya que gracias a ellos y al esfuerzo de todo el personal de salud fue posible salvar muchas vidas.

Reiteró que el mejor homenaje que se les puede rendir es continuar con su legado de trabajo, cuidarse y no bajar la guardia.

La trabajadora social Marina Aracely Méndez Molina manifestó que como personal del Seguro Social lamenta la ausencia de sus compañeros, muchos de ellos eran sus grandes amigos.

El operador de ambulancia Roberto Martín Benítez Sánchez comentó que en el Departamento de Transporte sufrieron la pérdida de Félix Ramírez, quien era encargado del manejo de las unidades de alta tecnología.

Benítez Sánchez abundó que Félix era un hombre muy trabajador, honorable y entregado a su trabajo; y tenía mucha disposición en las actividades laborales que desempeñaba.

La nutrióloga Lorena Rodríguez Villarreal recuerda con gran cariño a la dietista Zaira Yuridia Araiza López, así como a la manejadora de alimentos Susana Margarita Salazar.

“Les mando un mensaje de amor, solidaridad y respeto, especialmente a sus familiares”, reiteró.

El director Médico de la Unidad  84 doctor Agustín Loranca Coyotl, al recopilar mentalmente cada una de sus vivencias, consideró que una forma de honrar la memoria de cada uno de los integrantes de la Familia IMSS que ya no estan, es cuidar con mayor esmero a los pacientes.

“Desde aquí una bendición a nuestros compañeros que están en otro lugar y también a quienes se quedaron luchando”, añadió.

El médico Armando Gómez Flores envió un mensaje de aliento para los familiares de los urgenciólogos que perdieron la vida y un reconocimiento a quienes siguen en primera fila de atención a pacientes.

El director del Hospital rural  51, Federico Gómez Imperial, recordó que el doctor Milton Cóndor Beraún, responsable de IMSS- BIENESTAR en la región 2 de Coahuila, se contagió en una actividad de trabajo en San Buenaventura y lamentablemente murió.

“A pesar de tener comorbilidades, el doctor Milton no se bajó del barco, respondió con heroísmo a su vocación de médico y nos dejó un gran legado de trabajo, de amor al prójimo y de pasión por la vida, al igual que el resto de nuestros compañeros”, recalcó.

La Técnica de Atención y Orientación al Derechohabiente Nadia Alanís González manifestó que siempre mantuvo una relación muy cordial y amistosa con la trabajadora social Rosa Idalia Martínez, con el doctor Walberto Reyes de la Cruz, la nutrióloga Zaira Yuridia Araiza López y con el ingeniero Héctor Javier Piña Garza.

“Los extrañamos, nos hacen mucha falta, nunca los vamos a olvidar”, concluyó.