La Asociación Mexicana de Enfermedades Visuales y Estudios de la Retina, A.C., eleva la calidad de vida de personas con discapacidad visual. / Cortesía
Afirman que tienen capacidad de ocupar mandos jerárquicos con más responsabilidades

A pesar de los esfuerzos en materia de inclusión laboral que se han realizado a favor de las personas con capacidades diferentes, aún prevalecen los estereotipos sobre “encasillar” únicamente con empleos de operarios a los débiles visuales, consideró Erasmo Ramos Gill, presidente de la Asociación Mexicana de Enfermedades Visuales y Estudios de la Retina, A.C., (AMEVER). 

“La inclusión laboral se ha dado en algunas partes a nivel operativo. Podemos acotar que hay muchas personas que tienen la discapacidad visual pero que tienen otro tipo de preparación académica o profesional y no van a acudir a otra empresa a trabajar de operario”, señaló. 

Asimismo, recalcó que hace falta que se les dé la oportunidad a otros perfiles que también están capacitados en mandos jerárquicos con más poder, pues aún prevalecen brechas de inclusión:

“Lo que hace falta a que se abran a puestos a niveles medios y superiores dentro de las empresas y del mismo gobierno, porque hay mucha gente que está esperando una oportunidad y por tener una discapacidad no es contratada”, reprocha. 

La Asociación Mexicana de Enfermedades Visuales y Estudios de la Retina, A.C., (AMEVER) actualmente está conformada por cerca de 60 personas que padecen alguna discapacidad visual, entre personas ciegas o con baja visión. Atienden en promedio 70 personas al año y se dedican a elevar la calidad de vida de las personas con esta discapacidad a través de herramientas que les permitan ser incluidos en la sociedad.

Entre las herramientas de las que se hacen valer están el uso de la tecnología para ciegos, el uso de un bastón para desplazarse, así como el uso de todas aquellas técnicas que requieren para llevar una vida diaria convencional. 

En Amever los discapacitados visuales reciben cursos de inglés, activación física, lectura en braille, entre otros que les permiten a todos tener una rehabilitación para tener una inclusión e igualdad de oportunidades. 

“Más que una despensa, nosotros buscamos que la sociedad se abra hacia nosotros y que nosotros podamos estar incluidos en la igualdad”, finalizó.