Perdida. El arma volvió a detonar matando a dos líderes de la CTM, herir a un joven y a un periodista. El universal
En febrero de 2018 fue reportada como desaparecida del cuarto de evidencias

CUERNAVACA, MOR.- La Glock calibre .9 milímetros utilizada para matar a dos líderes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y herir a otro joven y a un periodista en el centro de Cuernavaca, regresó a la zona donde fue accionada por última vez para impedir el asalto a un cuentahabiente que salía de una sucursal bancaria.

La Glock es una pistola escuadra que permaneció fajada al cinto de un elemento de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Cuernavaca hasta finales de octubre de 2017, de acuerdo con el historial que tiene la Fiscalía General del Estado.

En esa fecha, citan los antecedentes, una patrulla del Mando Único vigilaba el centro de Cuernavaca y los oficiales detectaron el intento de asalto a un cuentahabiente.

Cuando los policías descendieron de la patrulla para impedir el atraco fueron atacados a balazos por el asaltante, y el oficial que portaba la Glock .9 mm repelió la agresión frustró el asalto.

La Glock fue depositada en el cuarto de evidencias de la Fiscalía Regional Metropolitana, pero a la llegada del fiscal Uriel Carmona Gándara, en febrero de 2018, se realizó el proceso de entrega-recepción ordinario y detectaron faltantes, como el extravío del arma.