Acusado. “Lo hecho, hecho está”, habría dicho José Manuel el día del asesinato.
Vinculan a proceso al elemento de Zacatecas acusado de feminicidio

El día en que fue asesinada Diana Pecina Juárez, en su casa de la colonia Mirasierra, José Manuel Cruz, el policía estatal de Zacatecas acusado del crimen, se fue de fiesta a una reunión familiar, según lo declararon sus familiares ayer en la audiencia de vinculación a proceso.

Sin embargo, a pesar de que uno de ellos hasta declaró haberlo recogido en la Central Camionera luego de que llegara procedente de Zacatecas, las autoridades cuentan con un video de la terminal en donde se observa que la tarde del jueves 27 de junio abordó el auto Ford Figo, de Diana, con quien mantenía una relación sentimental.

Ayer en la sala número cinco del Centro de Justicia Penal, la audiencia fue presidida por la jueza Nubia Nallely Aguillón y los agentes del Ministerio Público del Grupo de Homicidios, Beatriz Adriana Vázquez Juárez y Roberto Vázquez Alemán.

Ahí la defensa del imputado presentó a cuatro testigos, entre ellos a su cuñado Armando, quien se desempeña como taxista y aseguró que el día del crimen, aproximadamente a las 17:00 horas, acudió a la Central Camionera tras un llamado que le hizo José Manuel Cruz a su celular, recogiéndolo en el cruce de las calles Reforma y LEA, para llevarlo a la colonia Nueva Tlaxcala.

Al ser cuestionado sobre su interés por defenderlo, y advirtiéndole que no mintiera a la autoridad pues existe un video, contestó diciendo que debían cuestionar a José, pues pudo haberse regresado a la Central.

 

Víctima. Diana Pecina mantenía una relación sentimental con su presunto homicida.

Luego se dio la oportunidad a Mayra, la pareja del probable agresor, con la que lleva viviendo 17 años en unión libre y con la que procreó 4 hijos, quien aseguró haberse enterado por los medios de comunicación que la víctima era pareja de José Manuel Cruz.

La mujer dijo laborar para la empresa Lear de Arteaga, y que el 27 de junio su pareja le dijo vía mensaje de texto que apenas llegaba de Zacatecas a las 15:00 horas y 4 horas después se trasladó por ella en un vehículo Tsuru conducido por un sobrino menor de edad, y se trasladaron a la colonia Tierra y Libertad a comprar un pastel.

Dijo que luego se fueron a celebrar el cumpleaños de un concuño, y en horas de la madrugada su “esposo” recibió un llamado a su teléfono celular y le mencionó que eran amenazas.

Confirmó que se puso ebrio en el festejo y decidieron quedarse a dormir ahí.

También se presentaron como testigos 2 hijos del acusado, de 15 y 17 años, de los cuales se omitieron sus generales, y dijeron que ese día se encontraban en la fiesta con su padre.

La jueza valoró las pruebas de ambas partes y se dictó vinculación a proceso al implicado por el delito de feminicidio.

El Ministerio Público solicito de plazo cuatro meses más a la jueza para dar por concluida la investigación, porque aún buscan reunir más pruebas.

Los testigos

Armando (cuñado y de oficio taxista): Asegura que el día del crimen fue por José Manuel a la Central de Autobuses, recogiéndolo en las calles LEA y Reforma a las 17:00 horas; se dirigieron a la colonia Nueva Tlaxcala.

Mayra (esposa del presunto): Dijo haber recibido un mensaje de texto de José Manuel a las 15:00 horas, decía que acababa de llegar de Zacatecas; 4 horas más tarde, agrega, fueron a comprar un pastel a la colonia Tierra y Esperanza.

Dos hijos del acusado (de 15 y 17 años): Dijeron que habían estado con su padre en una fiesta.

Los hechos:

La noche del 27 de junio, Diana Pecina Juárez, de 38 años, fue encontrada golpeada y estrangulada en su casa del bulevar Cedros, en la colonia Mirasierra.

Familiares apuntaron rápidamente al policía José Manuel Cruz, con quien mantenía una relación desde hace 10 años.

Dijeron haberle llamado a su celular la madrugada del 28 de junio, donde contestó en tono de burla: “lo hecho ya está hecho”.