Foto: Especial
Indagan a seis policías de investigación criminal

Gerardo Márquez Guevara, Fiscal General del Estado, ofreció una rueda de prensa para dar a conocer los detalles sobre el asesinato de un migrante de nacionalidad hondureña. El funcionario explicó que la razón del operativo que derivó en dicha muerte fue por motivos ajenos a la migración. 

“Un grupo de policías de investigación criminal de la FGE realizaban algunas operaciones de investigación y localización de personas que eventualmente fueron identificadas como expendedoras de narcóticos al menudeo en la cercanía de la colonia de referencia (5 de mayo). Son por lo menos cuatro personas las que fueron identificadas, y la semana anterior se efectuó la detención de dos personas que se derivan en estas investigaciones”, expresó.

Se escucha otro disparo, los elementos policiacos aducen haber hecho otros disparos y corren hacia las dos personas. El grupo de personas que se encontraban en dicho lugar se dispersó, seguramente por la persecución”.
Gerardo Márquez Guevara, Fiscal General del Estado.

En ese sentido, manifestó que la Policía Investigadora dio con las personas que buscaban, iniciaron una confrontación y que posteriormente huyeron iniciando una persecución con los disparos que eventualmente pudieron quitarle la vida a Marcos, el migrante hondureño y padre de una menor de ocho años que presenció los actos.

“Estas personas corren hacia el poniente y otros hacia el poniente, donde están las vías del tren, donde hay maleza por un riachuelo es donde aparentemente se esconden corriendo hacia donde se encuentra un grupo de personas en las vías del tren”, expuso.

Nos abrieron fuego como si fuéramos animales (…). Escuché cuatro detonaciones y después mataron a Marco”.
Migrante testigo del homicidio.

“Se escucha otro disparo, los elementos policiacos aducen haber hecho otros disparos y corren hacia las dos personas. El grupo de personas que se encontraban en dicho lugar se dispersaron, seguramente por la persecución del que eran objeto dos sujetos, y llegando al lugar los elementos se encuentran a una persona lesionada por disparo de arma de fuego tirada en el piso”, expresó.

En ese sentido, el Fiscal General aseguró que seis elementos de dicha corporación están acuartelados, pero no bajo detención, pues la carpeta de investigación por la muerte del migrante se está integrando con los datos de prueba y periciales que determinen los calibres del proyectil que lo privó de la vida y fincar la responsabilidad correspondiente.

Tras su versión, el Fiscal General del Estado fue cuestionado sobre si la situación se trata de un error institucional o falta de pericia, sin embargo, manifestó que la Fiscalía General del Estado primero investigará para adjudicar las responsabilidades.

Baleado. Tras ser herido, Marco recorrió unos 500 metros y cayó sin vida entre unos matorrales, en la colonia San Miguel. Foto: Omar Saucedo

Además, durante una rueda de prensa que ofreció a medios de la comunicación, el propio Fiscal agregó que en el lugar no se encontraba ninguna otra autoridad de carácter federal o estatal que estuvieran en el lugar; por lo que en su momento, las investigaciones deberán apuntar a los disparos que lanzaron los elementos de la Fiscalía, o bien, los disparos que presuntamente lanzaron otras personas.

Esta última versión discrepa con lo manifestado por los vecinos y por los migrantes que estuvieron en la persecución, y que manifestaron que no hubo disparos anteriores a los de los policías, además señalaron que los hechos ocurrieron alrededor de las 20:00 horas del miércoles y no a las 21:30.

De de la carpeta de investigación que ya fue iniciada por la FGE, el Fiscal decidió guardar los datos de cuántos balazos recibió el migrante, así como las pruebas para establecer si la víctima disparó algún arma.

Aunque esta versión fue refutada por la Casa del Migrante de Saltillo, pues aseguró que Marco, y todos los migrantes son revisados para que no ingresen armas al albergue.

El funcionario estatal aseguró que se han tomado cuatro declaraciones de las personas que estaban en el lugar, y que tenían la idea de subir al tren para tratar de reunirse con su familia en Estados Unidos, como era el caso de Marco y su hija de 8 años, de quienes en un principio se dijo que eran salvadoreños, pero ayer se estableció que son hondureños.

La Procuraduría para los Niños, Niñas y la Familia ya tiene bajo resguardo a dos menores de 2 y 8 años que iban en el grupo de 10 personas, y que eran familiares de los migrantes.

Incluso el niño fue dejado en una papelería en las esquina de Prolongación Emilio Carranza y Miguel Hidalgo, en la colonia 5 de Mayo, luego se escucharon los disparos y el cuerpo del migrante fue encontrado en la colonia San Miguel, que está contigua.

Este es el segundo migrante asesinado en lo que va de la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, pues el 14 de junio de este año mataron a un centramericano en Veracruz.