Mikel Arriola dio un recorrido por la delegación Iztacalco / Foto: Cuartoscuro
La Procuraduría capitalina inició una investigación para esclarecer el asalto a colaboradores de Mikel Arriola, precandidato del PRI a la jefatura de Gobierno

La Procuraduría General de Justicia capitalina (PGJ-CDMX) inició una investigación de oficio, para esclarecer el asalto a colaboradores de Mikel Arriola, precandidato del PRI a la jefatura de Gobierno.

La Fiscalía Desconcentrada en Iztapalapa se encargará del caso y está a la espera de que las víctimas acudan a declarar sobre los hechos, a fin de reunir datos que permitan localizar al o a los probables participantes en la agresión.

Tras revelar que a dos de sus colaboradores les robaron sus celulares en un asalto a bordo del Metrobús, Arriola propuso la instalación de botones de pánico en este medio de transporte.

Entrevistado durante un recorrido por la delegación Iztacalco, el precandidato dijo que tanto en el Metrobús, como en el Metro, se triplicó la incidencia de robos y lamentó la pobre respuesta de las autoridades capitalinas a este mal.

Arriola tachó de inexplicable que la PGJ-CDMX haya retirado de su catálogo el robo de celulares, cuando éste es uno de los ilícitos más frecuentes que sufre la ciudadanía.

Luego de señalar que en el mercado negro se revenden los celulares robados más sofisticados y caros, el aspirante consideró que debe regularse la venta de dispositivos usados.

Acusó que los ciudadanos se sienten intimidados al acudir al Ministerio Público, lo que ocasiona que, de cada 100 delitos, sólo se denuncien seis.