Foto: Especial
El Presidente dijo que en todas las obras que lleva a cabo su gobierno hay intereses inmiscuidos de la oposición

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que aunque no conoce a fondo el asunto, la suspensión concedida por un juez contra la construcción del tramo 2 del Tren Maya está vinculado a propósitos políticos y electorales.

En La Mañanera desde Palacio Nacional, explicó que en todas las obras que lleva a cabo su administración hay intereses inmiscuidos de la oposición porque tienen la intención de que fracase el gobierno federal.

“Hay varios amparos que se han ido resolviendo, no hay ningún atropello a derechos humanos, se protege el medio ambiente, no se comete ninguna injusticia, no conozco el fondo del asunto, pero es muy probable que esté vinculado con propósitos políticos electorales”, expresó.

Sin embargo, dejó en claro que se va a cumplir con el mandato de los jueces en tanto se resuelve legalmente el asunto, tal como sucedió con los amparos contra el aeropuerto en Santa Lucía.

“Tenemos que andar brincando obstáculos, ya somos expertos en la carrera de obstáculos, pero se cumpla con la legalidad, vamos a ver de qué se trata y vamos a resolver”, afirmó.

Ayer, el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda) informó que, junto con comunidades indígenas del sur del país, obtuvo una suspensión definitiva para evitar la construcción del tramo 2 del Tren Maya, que va de Escárcega hasta Calkiní, Campeche, al considerar que puede generarse un daño irreparable al ambiente.

Este amparo contra el proyecto ferroviario se ingresó desde julio ante el juzgado primero de distrito en Campeche. De esta forma la autoridad no podrá realizar ninguna obra nueva en el tramo 2 del Tren Maya y tendrá que seguir con el proceso legal respectivo.

El juzgado primero de distrito de Campeche otorgó la suspensión definitiva al considerar que existen argumentos que si se continúan con las obras se puede generar un daño irreparable al ambiente.