Desde hace aproximadamente 12 días el comandante de la Estación de Bomberos donde trabajaba Antonio Hernández dejó de acudir, pero a los elementos no les dijeron por qué. Especial
Ante el despido injustificado de un compañero, los 25 elementos que laboran en el Departamento de Bomberos de Piedras Negras instalaron un campamento afuera de la Presidencia Municipal en apoyo

Los trabajadores de las tres Estaciones de Bomberos de Piedras Negras se manifestaron afuera de la Presidencia Municipal para denunciar el despido injustificado de un compañero y la negligencia de las autoridades ante el fallecimiento por COVID-19 de otro elemento.

“El compañero salió contagiado hace cinco días y nosotros solicitamos a la administración pruebas de Covid para todo el personal, lo cual se dijo que se iba a gestionar, que le daban respuesta a ver si sí o no, dentro de dos o tres semanas. Nosotros nos empezamos a mover de manera independiente pidiendo apoyo para realizarnos las pruebas”, explicó Antonio Hernández, bombero y paramédico que fue dado de baja esta mañana.

Ante el despido injustificado de Hernández Esquivel, los 25 elementos que laboran en el Departamento de Bomberos de Piedras Negras instalaron un campamento afuera de la Presidencia Municipal en apoyo a su compañero.

Desde hace aproximadamente 12 días el comandante de la Estación de Bomberos donde trabajaba Antonio Hernández dejó de acudir, pero a los elementos no les dijeron por qué.

Fue hasta este martes que el  administrador de Bomberos, Carlos García, confirmó que el comandante tenía Covid-19, de acuerdo con el testimonio de Antonio Hernández y tres testigos, sin embargo, para entonces ya había un compañero contagiado, quien falleció hace cinco días.

Asimismo un mecánico del Departamento fue internado en el Hospital General de Zona debido a complicaciones respiratorias; y otros dos bomberos tuvieron síntomas de esta enfermedad.

Sin embargo, desde que las autoridades tuvieron conocimiento del asunto no implementaron el cerco sanitario correspondiente y no realizaron las pruebas de COVID-19 a los bomberos, quienes temen poner en riesgo su vida, la de su familia y la comunidad.

“Nos dejaron desamparados, nunca nos hicieron ningún tipo de acercamiento… No hubo gestión para realizarnos las pruebas, no hubo intención de apoyarnos”, comentó Antonio Hernández.

CONSIGUEN LAS PRUEBAS Y LOS AMENAZAN CON DESPIDOS

Desde que los bomberos supieron que un compañero falleció por COVID-19 hace cinco días, buscaron apoyo de medios de comunicación y sociedad para recolectar fondos y pagar las pruebas para todo el personal.

Lo consiguieron este martes y tendrán que esperar los resultados; lo que sí recibieron fue una llamada una junta con Recursos Humanos y amenazas para todos los involucrados en el movimiento. A partir de esto fue que empezaron la manifestación.

“Es un despido independiente de las causas, la administración simplemente te va a despedir, ¿entonces es un despido justificado?, tómalo como quieras, lo puedes llamar como tú quieras, te vamos a dar 40 mil pesos y te vas, en eso todos los compañeros se molestaron”, relató Antonio Hernández.

Las pruebas en laboratorios de Piedras Negras cuestan 3 mil 490 pesos, pero el sueldo de los bomberos asciende a 3 mil pesos quincenales, por ellos pidieron apoyo de la Administración pública, y ante la negativa, recurrieron a la ciudadanía.

NO ES PARO LABORAL

Los bomberos de Piedras Negras instalaron un campamento afuera de la Presidencia Municipal y llevaron los cuatro vehículos para poder atender las llamadas de la ciudadanía que necesite ayuda.

“No es paro laboral, la ciudadanía no tiene la culpa en el caso de que lleguen a necesitar auxilio”, aclaró Hernández Esquivel.

Por su parte, el acalde Claudio Bres afirmó que sí estaba abierto al diálogo con los elementos, “pero nunca con el brazo torcido, en unas condiciones desfavorables”.

“No tengo nada qué platicar, hasta que no cumplas, yo aquí lo recibo a cualquier hora, como recibo a cualquier gente, a la hora que sea, pero no bajo una presión”, refirió el edil.