HÉCTOR GARCÍA
Precisó que 3.4 millones de personas no tienen el mismo ingreso que tenían antes de marzo

CDMX.- La décima edición de El Buen Fin será atípica, no sólo porque este año se sumarán más sectores al programa, sino porque su duración se triplicó debido a la pandemia de COVID-19, enfermedad que desató una crisis en el consumo interno que pone en riesgo las ventas en esta ocasión.

En entrevista Ignacio Martínez Cortés, coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (Lacen) de la UNAM, estimó que no vamos a tener un Buen Fin en cuanto a consumo, a pesar de que ahora va a durar dos semanas.

Explicó que existen muchas limitantes para superar las ventas del año pasado, las cuales fueron de 117.9 mil millones de pesos, porque la contingencia sanitaria provocó que 11.3 millones de personas quedaran sin empleo. Precisó que 3.4 millones de personas no tienen el mismo ingreso que tenían antes de marzo.

Si bien la economía está en marcha y ha aumentado el consumo privado interno, no se tiene el mismo comportamiento, apuntó.

CONSUMO CRECIÓ EN AGOSTO

Cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) señalan que en agosto el consumo interno privado sólo creció 1.8% respecto de julio, mientras en octubre la confianza del consumidor repuntó 1.4 unidades respecto al mes anterior. Con información de La Jornada