Foto: Vanguardia/ Archivo
El Obispo Raúl Vera opinó que esta acción se realizó por intereses políticos, pues México y España tienen relación desde hace tiempo; puso el ejemplo de Aguas de Barcelona en Saltillo

El Obispo Raúl Vera López consideró que el hecho de que en España hayan dado carpetazo a la investigación de Humberto Moreira Valdés, no quiere decir que sea inocente. 

Además, opinó que esta acción (cerrar la investigación) se realizó por intereses políticos, pues México y España tienen relación desde hace tiempo; puso el ejemplo de Aguas de Barcelona en Saltillo.

Asimismo, hizo un llamado a las autoridades a cambiar, pues “ya estamos hartos de patrañas porque el pueblo mexicano ya creció en su madurez política, pese a la manera arbitraria en que llevan los procedimientos”.

Aseveró que Mariano Rajoy, presidente del Gobierno de España, está hecho a la misma medida que los gobernantes que tenemos en México, por eso cuestiona que “¿con qué libertad iban a estar investigando a Humberto Moreira?”.

“¿Cómo un país donde ya tenemos una nueva colonización de España con México iba a estar investigando? Simplemente Aguas de Barcelona, donde ahora le tenemos que pagar 400 mil pesos. El grupo Aguas de Saltillo ha declarado que el señor gerente gana mucho, aquí vienen las empresas españolas y hacen lo que quieren”, opinó.

Recordó también que México vendió Bancomer al Banco Español Bilbao Vizcaya, entonces “¿dónde iba a ir adelante eso (la investigación contra Moreira Valdés)? Si son iguales”.

Sin embargo añadió que el hecho de que le hayan dado carpetazo a la investigación no quiere decir que el ex Gobernador sea inocente de lo que se le acusa.

“Aquí sabemos perfectamente, porque pasamos las consecuencias, que el señor ha cometido un fraude en este estado y que además ese fraude está tapado porque el Congreso cerró las cuentas. Si eso está limpio, ¿por qué no enseñan las cuentas?”, dijo el Obispo.

Por otro lado, Vera López dijo que les pediría a las autoridades que cambien, pues “ya estamos hartos de patrañas”, que están gobernando como en 1936 y que el pueblo mexicano ya creció en su madurez política.

Y ese crecimiento en madurez política, dijo, ha sucedido a pesar de cómo los gobernantes llevan los procesos.

“El día de hoy a nosotros ya no nos cuentan cuentos. Su grado de impunidad, su corrupción y su inmoralidad de gobernar y su poca estatura de estadistas nadie se los quita”, reiteró.