Foto: Tomada de Internet
El récord de personas asesinadas en el 2018 en Tijuana fue de 2.518, casi siete veces el total que hubo en el 2012. Con 140 asesinatos por cada 100,000 personas, esta ciudad es ahora una de las mortales del mundo

Tijuana, ciudad con 1.8 millones de habitantes que no hace mucho estaba celebrando una importante reducción de la violencia, ahora se encuentra en una crisis de homicidios sin precedentes.

El récord de personas asesinadas en el 2018 en Tijuana fue de 2.518, casi siete veces el total que hubo en el 2012. Con 140 asesinatos por cada 100,000 personas, esta ciudad es ahora una de las mortales del mundo.

A diferencia de lo que se vivió en la vecina ciudad de San Diego, California, donde hubo apenas 34 homicidios el año pasado y más de 2 asesinatos por cada 100,000 personas.

Anteriormente, estas muertes fueron impulsadas por los poderosos cárteles de la droga y la lucha por obtener una ruta de tráfico hacia EEUU. Ahora, la competencia es por el narcomenudeo con disputas de traficantes de bajo nivel.

Los funcionarios locales y estatales estiman que hasta el 90% de los homicidios están relacionados con la venta local de drogas. Las autoridades dicen que están viendo un patrón similar en Juárez, Cancún y otras ciudades mexicanas. Estas localidades encabezan un aumento nacional de asesinatos, que casi se duplicó en los últimos tres años.

Los Angeles Times realizó decenas de entrevistas durante los últimos nueve meses con funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, expertos en justicia penal, pandilleros, víctimas y sus familias. Muchos coincidieron al responsabilizar a una droga por la creciente carnicería: la metanfetamina, o como se la conoce, cristal.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se refirió al incremento de la violencia en México en 2018. Calificó la situación de "triste" y comparó su vecino con naciones en situaciones de guerra como Afganistán e insistió en la necesidad de un muro fronterizo.

"Mucho peor que Afganistán, mucho causado por las drogas ¡Se está construyendo el muro!", expresó a través de Twitter el jueves.

"¿Por qué ninguna persona sana quiere construir un muro?", se preguntó.

Al respecto de las expresiones de su contraparte, Andrés Manuel López Obrador, se limitó a declarar que respeta al presidente Trump, sin querer inmiscuirse en sus comparaciones.

Lo que sí aceptó es que Tijuana se encuentra en una situación compleja por el incremento en los homicidios.

"A lo mejor los ciudadanos (de Tijuana) piensan que no se ha hecho nada", dijo AMLO el jueves en su conferencia de prensa matutina.

"Recibimos un informe diario de todo lo que sucede en el país y es un informe completo por municipio, por ciudades, por estado. Así como el huachicol, que notamos un incremento y que era una situación insoportable, no podíamos permanecer inmóviles", agregó.

"En el caso de Tijuana se está instrumentando un plan especial porque crecieron mucho los homicidios en el último tiempo y ya estamos actuando".

López Obrador aseguró que se implementará un plan especial ante la crisis en la ciudad.

"Eso es parte de la Guardia (Nacional), en Tijuana van a actuar conjuntamente el Ejército, la Mariana y la Policía Federal. Se está buscando la coordinación, porque nos importa la seguridad de la gente".

México desplegará 1.800 soldados y policías a partir del lunes, estableció López Obrador.

"El lunes empezamos este plan en Tijuana, en efecto ha crecido el número de homicidios (…) y es de las ciudades en donde ha habido más violencia en estos últimos tiempos", declaró el viernes.

El general Luis Cresencio Sandoval, secretario de Defensa Nacional, explicó por su parte que la intención es "cubrir la ciudad, dividir la ciudad en diferentes sectores" que serán resguardados por soldados, policías federales y estatales que se unirán al dispositivo ya desplegado actualmente.

Se trata de "una suma de 1.800 hombres trabajando en el área", aseguró.

De Tijuana a la frontera con EU

Hace veinte años, los cárteles que operaban en Tijuana seguían un código establecido en el cual Los Ángeles Times demostró que los compradores de droga eran estadounidenses, no mexicanos. Siendo Tijuana uno de los principales puntos fronterizos en el norte.

Después del 11 de septiembre de 2011, la frontera de EEUU aumentó su seguridad y complicó el proceso de transportación, por el cual los traficantes empezaron a cavar túneles debajo de la frontera. Esto hizo que Tijuana se convirtiera en la nueva ciudad con un nuevo mercado de drogas.

Ante el establecimiento de la droga en la ciudad comenzó el aumento de la adicción a la metanfetamina, donde casi el 3%, o unas 100,00 personas dicen que usaron la droga más que cualquier otro estado de la república mexicana. Para 2008 ocasionó un récord de 825 homicidios. Explicó Los Ángeles Times.

La ruta de tráfico, al no tener a nadie que tuviera control en su distribución de la droga, ocasionó que diferentes cárteles pelearan junto con los policías y soldados que, en ese entonces, el presidente Felipe Calderón envió a Tijuana para combatir al narcotráfico.

La fallida guerra de Calderón llevó a la ciudad a tener escenas sangrientas y peligro en todo el estado, se perdió el turismo. En el 2012 los homicidios disminuyeron a 367, para el 2014 y 2016 aumentó de 493 a 919 muertos, donde 9 de cada 10 asesinatos quedan sin resolver. La mayoría de las víctimas eran adictos y traficantes.