Foto: Internet
La renuncia del príncipe traerá varias repercusiones en su vida

Hoy sucedió lo que muchos ya sospechaban desde hace un par de meses atrás, y es que para iniciar el año el Príncipe Harry y Meghan Markle anunciaron a través de un comunicado su renuncia a la Familia Real Británica.

Con esta noticia, muchos se preguntarán repercusión tendrá dentro de la vida del matrimonio y sobre todo en la Familia Real.

Pues bien, la renuncia de una persona que forma parte de la línea sucesoria al trono que aún no ha sido nombrada rey o reina, lo deja fuera de dicha línea en la que estaba ubicado como el quinto en sucesión para el trono

 

Foto: Internet

En el caso de los Duques de Sussex, otra consecuencia sería que ya no podrán apoyar las causas sociales por las que han luchado juntos como el cuidado del medio ambiente o la equidad de género, por lo menos no con las fundaciones que apoya la familia real, y mucho menos con esos recursos. 

Y no solo eso, tras su renuncia a sus títulos reales su hijo Archie Harrison y los hermanos que tenga en un futuro, estarían privados de las fiestas reales puesto que así lo marca el protocolo.

Pero sin títulos reales, la pareja no tendría qué revelar más datos de sus hijos, ni fecha de nacimiento, nombre u otro, tema que manejaron con el hermetismo posible cuando tuvieron a su primogénito, puesto que a diferencia de otros bebés reales, el matrimonio decidió mantener en secreto varios datos sobre el nacimiento de Archie.

 

Foto: Internet
Foto: Internet

El príncipe ya dudaba sobre su permanecía dentro de la Familia Real

Seguramente muchos pensarán que Meghan fue la que sembró en el deseo de renunciar al trono, pero no es así, ya que en una entrevista que el Príncipe Harry concedió al Mail on Sunday en 2017, reveló por primera vez que pensó en renunciar a su título nobiliario para poder tener una vida más normal.

Su crisis se generó cuando tuvo que ser apartado del ejército, sitio que le sirvió de “válvula de escape”, luego de que la prensa revelara que él estaba en Afganistán y pusiera en peligro su integridad y la de sus compañeros. “Me quedé muy resentido. Estar en el ejército fue el mejor escape que jamás haya tenido porque sentía que en realidad estaba logrando algo. Conseguí un gran entendimiento de personas de diferentes partes y me sentía parte del equipo. Ahí no era un príncipe, era sólo Harry”, dijo el  príncipe en aquel entonces.

También compartió que única razón por la que decidió no renunciar a su título fue por lealtad hacia su abuela, la reina Isabel II. Fue entonces cuando decidió enfocar todos sus esfuerzos a causas altruistas mediantes varias fundaciones.

Con información de Soy Carmín y Quién