Foto: Especial
Marina Morbiducci había sido vista por última vez el sábado. “Ahora nos vemos”, le dijo a su hijo. Pero no volvió más. Escoltada por policías, declaró “Vine a ver a un amante”

Argentina. Marina “N” de 53 años llevaba dos días desaparecida y su familia preocupada por ella, interpuso una denuncia ante las autoridades.

Lo último que dijo antes de perder contacto, es que iría a su trabajo para buscar el cargador del celular que olvidó. Al momento de su desaparición, la mujer de contextura robusta y tez blanca de aproximadamente 1.63 metros, vestía una camisa floreada, pantalón oscuro, botas verde agua y una cartera.

Dos días después, la hallaron sana y salva en el Hotel Costa Galana de Mar del Plata; de acuerdo a un reporte, los empleados del establecimiento avisaron a las autoridades cuando la vieron ingresar.

“Estoy perfecta, no me molesten, quería tener sexo con mi amante”, dijo a la prensa y tuvo que retirarse en una ambulancia.

Resulta que se había ido a pasar unos días con su amante en un lujoso hotel. Foto: Especial

La policía realizó un seguimiento de las cámaras de seguridad de la zona y logró encontrar primero el auto en Mar del Plata; luego, se constató que hizo una reservación en el establecimiento donde la encontraron y que todo se trató de una simple confusión.