Foto: Tomada de Internet
Petronilo Moreno Flores lideró la disidencia que buscaba desplazar a los líderes históricos del Cártel del Golfo: la familia Cárdenas Guillen

Uno de los principales pilares de la violencia en Tamaulipas cayó. Se trata de Petronilo Moreno Flores, alias "El Panilo", uno de los líderes del Cártel del Golfo identificados por autoridades mexicanas y estadunidenses.

Apodado también como el "Metro 100", fue capturado por elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en el municipio tamaulipeco de Matamoros.

 

El Panilo" no era cualquier cabecilla del Cártel del Golfo, era un disidente, un rebelde que buscaba arrebatar el liderazgo de la organización criminal a los líderes históricos: la familia Cárdenas Guillen.

La familia Cárdenas Guillen históricamente se había hecho del liderato de la organización criminal, sin embargo, la captura y extradición de Osiel Cárdenas Guillen, en 2003; así como el abatimiento de su sucesor y hermano Ezequiel Cárdenas Guillen, alias "Tony Tormenta" en 2010, dejó a la herencia delictiva muy débil.

Un grupo dentro del Cártel del Golfo aprovechó la situación para disputarle el liderato de la organización a los Cárdenas Guillén.

 

Se hicieron llamar "Los Metros", fueron fundados por el ex policía municipal de Matamoros y quien fuera hombre de confianza de Osiel Cárdenas: José Eduardo Costilla Sánchez, "El Coss".

La suerte no duró para Costilla Sánchez, quien fue detenido en 2012 por elementos de la Marina, en Tampico, Tamaulipas. En su lugar quedó Petronilo Moreno Flores.

Pero no fue sencillo. En "Los Metros" también comenzó una disputa interna cuando uno de sus lideres, Julián Manuel Loisa Salinas, "El Comandante Toro", fue asesinado en un enfrentamiento en abril del año pasado.

 

De un lado se encontraba Alberto Salinas, "El Betillo", sobrino de "El Comandante Toro"; y del otro Petronilo Moreno Flores.

En medio de esta disputa, "El Betillo" fue asesinado en enero de esta año por elementos de la Marina abriéndose paso Luis Alberto Blanco Flores, "El Pelochas", pero la corona no le duró mucho, fue detenido el 30 de agosto pasado.

Con "El Panilo" al mando, la disputa entre "Los Metros" y "Los Rojos" –brazo armado del Cártel del Golfo y fieles a los Cárdenas Guillen– acreció, particularmente en Reynosa, donde el grupo de Morenos Flores tiene su bastión criminal.

De enero de 2015 a agosto de este año han sido asesinadas 507 personas en Reynosa, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

La criminalidad de "El Panilo" fue tal que no sólo se convirtió en un objetivo prioritario para el Gobierno mexicano, sino también para el estadunidense.

Autoridades tamaulipecas ofrecían 2 millones de pesos por su captura.

Sin embargo, en el auge de la violencia en Tamaulipas, trascendió que Petronilo Moreno Flores había muerto durante un enfrentamiento el 23 de enero de este año.

Aunque no fue confirmada por autoridades dicha versión, la violencia que se desató en el estado tras dicha noticia dudosa parecía ser una confirmación del hecho.

Para el Gobierno de Tamaulipas su muerte no fue un hecho y reiteró la recompensa en su contra por 2 millones de pesos. No se equivocó, hoy fue capturado.

Petronilo Moreno Flores se le vincula con los delitos de extorsión, tráfico de drogas, tráfico de armas, amenazas a la autoridad y desaparición de personas.

Ver nota original en La Silla Rota