Foto: Tomada de Internet
¿Quién es este guerrillero informático que revolucionó el manejo de los secretos de Estado?

Hubo una época en que la depresión casi lo devora. Fue un tiempo en que Julian Assange anduvo solo por el mundo, descubriendo lo que en su natal Australia le era ajeno y dejando que germinara el desprecio que ya sentía por las estructuras del poder. Era 1999, y su mujer y su único hijo lo acababan de abandonar. Ocho años antes, cuando tenía apenas 20, había logrado penetrar la terminal central de una empresa de telecomunicaciones de Canadá y se había convertido en el más famoso hacker de los ‘International Subversives’ de Australia. Y aunque la policía lo arrestó –llegaron a considerarlo entonces el más hábil espía digital de su país–, fue liberado tras pagar una mínima fianza. Pero ese primer romance con la fama no lo dejó intacto: Julian Assange se convirtió en un hombre solitario. 

Hoy tiene 47 años y nuevamente es una estrella. Assange es el fundador y el rostro público de WikiLeaks, una organización que reveló tantas verdades sobre la guerra de Afganistán que todas las agencias de seguridad de Estados Unidos lo han declarado enemigo de la patria. “Llevaremos a cabo una investigación agresiva”, fueron las cáusticas palabras del secretario de Defensa, Robert Gates, después de que WikiLeaks publicó el 25 de julio de 2010 más de 90 mil documentos confidenciales del ejército estadounidense. En Estocolmo, Assange les dice a los periodistas que lo rodean: “Somos abogados, representamos los intereses de informantes anónimos y llevamos la información que nos dan a la corte penal de la opinión pública”. 

Desde la publicación de los ahora llamados ‘Papeles de Afganistán’, el director de WikiLeaks volvió a quedar en el ojo del huracán. Ha vivido los últimos años en la embajada de Ecuador en Londres. 

Hoy, el fundador del portal WikiLeaks, Julian Assange, fue detenido en la Embajada de Ecuador en Londres, informó Scotland Yard, después de que el Gobierno de ese país le retiró el asilo.

“La policía metropolitana fue invitada a la Embajada por el embajador (de Ecuador) después de la retirada del asilo por el gobierno ecuatoriano”, afirmó.

Assange fue trasladado “a una comisaría del centro de Londres donde permanecerá hasta que comparezca ante un juez cuanto antes”, agregó.
 

 

El 'Che' Assange

La historia de Assange está llena de misterios. Nació en Townsville, en la costa oriental de Australia, en 1971. Se convirtió en un típico engendro de los años 70. Su madre, miembro de un pequeño grupo de teatro, fue siempre una convencida de la educación ‘antiautoritaria’. Assange le contó a un diario australiano que estudió en 37 colegios y se sintió durante los primeros años de su vida como Tom Sawyer: un huérfano, un travieso, un joven valiente. Pronto, una sombra se instaló sobre su vida. Uno de los amantes de su madre, un músico que después se convertiría en su padrastro, era miembro de una secta siniestra. La extravagancia de ese hombre extraño de costumbres perversas terminó por asustar a la madre de Assange, que huyó durante cinco años junto con el joven Julian y su hermanastro. 

El ocio de esos años le deparó a Assange una coincidencia definitiva para su vida. Durante su fuga, la familia se instaló en una casa ubicada frente a una tienda de aparatos electrónicos. Julian empezó un día a programar de la nada sobre la pantalla azul de un Commodore 64, un clásico de la computación de los años 80. Su madre decidió entonces apoyar el evidente talento de su hijo, la familia se mudó a una residencia más económica y Assange recibió el computador de regalo. Con 16 años, Julian ya era un hacker, y tenía seudónimo en la red: ‘Mendax’. 

Quizás haya pocas cosas que irriten tanto al director de WikiLeaks –hoy acaso el hacker más famoso– como el hecho de que el mundo entero lo llame así: un hacker. Assange quiere ser visto como un activista, un hombre íntegro que ha tenido las agallas para iniciar una lucha que considera necesaria. Un insurgente, el primer guerrillero de la era digital: Che Assange. 

¿Por qué Assange se encontraba en la embajada de Ecuador?

El fundador de Wikileaks permaneció desde hace más de siete años en esta legación diplomática londinense para evitar su detención y extradición a Suecia, donde se le acusa de haber cometido abusos sexuales contra ciudadanas de ese país. 

Además, el máximo temor proclamado por Julian Assange al tomar la decisión de buscar el asilo de Ecuador era su extradición a Estados Unidos. Allí ha llegado a declarar que podría ser condenado a muerte por haber desvelado secretos de Estado públicamente.

¿De qué le acusa Suecia?

El 18 de noviembre de 2010 este país nórdico emitió una orden internacional de búsqueda y captura después de que dos ciudadanas suecas denunciaran haber sufrido abusos sexuales, incluida una violación, por parte de Assange. El activista australiano siempre ha defendido su inocencia y aseguró que mantuvieron relaciones consentidas. Además, subraya que no ha recibido ninguna acusación oficial contra él en ese país.

Inicialmente se entregó a las autoridades británicas, donde se encontraba en aquel momento, pero más tarde decidió pedir refugio en la embajada del país presidido por Rafael Correa, con quien ya había demostrado mantener una buena relación en el pasado.

¿Qué papel juega Estados Unidos?

El portal de filtraciones que dirige Julian Assange desveló documentos secretos de las guerras libradas tras el 11-S en Afganistán e Irak, que indicaban abusos por parte de las fuerzas armadas y ocultación de informaciones como "daños colaterales" al acabar con la vida de civiles. 

Precisamente con el vídeo titulado "Collateral murder" en el que se veía cómo las fuerzas estadounidenses liquidaban desde el aire a un fotoperiodista y un asistente de la prestigiosa agencia Reuters en Irak al confundirlos con terroristas, dio el pistoletazo de salida a las filtraciones que pusieron a la Administración estadounidense en el punto de mira de la crítica internacional.

Assange teme que Suecia acabe extraditándolo a Estados Unidos, donde se enfrenta a una posible acusación de espionaje (Wikileaks defiende que el caso ya está en marcha en Estados Unidos a pesar de no existir acusación formal). El entorno del activista denuncia que las denuncias de abuso sexual en el país nórdico son únicamente una maniobra política que persigue en última instancia este objetivo. Asegura, además, que podría enfrentarse a torturas e incluso a la pena de muerte en Estados Unidos.