El equipo pretende ser dueño de los derechos exclusivos de eventos deportivos y artículos que lleven su nombre

Los Oakland Raiders sometieron esta semana tres marcas con la frase “Las Vegas Raiders”, quizá sería el próximo paso para mover al equipo a la llamada “Ciudad del Pecado”. Las marcas pretenden que el equipo sea el dueño de los derechos exclusivos del uso del nombre para eventos deportivos así como para vender todo tipo de artículos, desde cascos, ropa hasta orejeras que contengan la frase.

El equipo no sometió algún logo relativo a ese nombre.

Mientras la franquicia seguramente se hará de los derechos de marca, aún falta tiempo para que se resuelva. Seis personas físicas han sometido la marca con la frase antes que los Raiders lo hayan hecho y la Oficina de Patentes y Marcas de Estados Unidos revisa cada petición en el orden en que fueron recibidas.

Esos individuos, quienes sometieron las marcas entre el 29 y 30 de enero cuando el dueño Mark Davis comenzó a filtrar sus intenciones de mudarse de ciudad, tendrán que justificar su caso y afirmar que sometieron su petición sin ninguna relación con el equipo.

El martes, el senador Harry Reid (Demócrata por Nevada) dijo que apoyaría un nuevo estadio de futbol americano techado que traería al equipo a la ciudad. El proyecto, al que los Raiders, Las Vegas Sands y un corredor de bienes raíces están apoyando, costaría un estimado de $2 billones de dólares, y que tendría dinero de un nuevo impuesto a los visitantes.

Luego de perder el proyecto para mudarse a Los Ángeles, los Raiders tienen un año para jugar esta temporada en el Coliseo de Oakland.

Un equipo de expansión de la NHL comenzará a jugar en Las Vegas a partir de la temporada 2017-18.