El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparece esta tarde ante el pleno del Congreso, para explicar la posición del Ejecutivo ante el desafío independentista en Cataluña. Foto: EFE
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, alertó hoy de que la democracia del país atraviesa una de sus peores crisis recientes por el desafío secesionista en Cataluña.
Es urgente poner fin a la situación que se está viviendo en Cataluña"...
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español

El Gobierno español de Mariano Rajoy pidió hoy al Ejecutivo de Cataluña que aclare si ha declarado o no la independencia antes de tomar medidas inéditas para forzar una vuelta a la legalidad, como podría ser la suspensión parcial o total de la autonomía de la región.

El mandatario español anunció en una declaración institucional que su Ejecutivo decidió "requerir formalmente al Gobierno de Cataluña para que aclare si ha activado o no la independencia, al margen de la confusión deliberada sobre su entrada en vigor”.

Este requerimiento es una condición "sine qua non" para activar el artículo 155 de la Constitución española, un mecanismo que no se ha utilizado en 40 años de democracia española.
Medios españoles interpretaron que este primer paso de Rajoy, incluido en el propio 155, significa "de facto" su activación. Fuentes de Moncloa aclararon a dpa que el requerimiento no significa "necesariamente" que se pongan en marcha medidas.

"Es evidente que (el 155) se está activando", dijo en rueda de prensa el socialista Pedro Sánchez, jefe de la oposición española, quien dio su apoyo a la respuesta del Gobierno español.

"Es importante y urgente requerir al 'president' Puigdemont que aclare, negro sobre blanco, qué es lo que ayer aconteció en el 'Parlament'", dijo antes de anunciar un acuerdo con Rajoy para estudiar una "reforma de la Constitución" española con el fin de tratar de resolver la crisis catalana.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparece esta tarde ante el pleno del Congreso, para explicar la posición del Ejecutivo ante el desafío independentista en Cataluña. Foto: EFE
Nosotros no hemos renunciado absolutamente a nada (...), hemos dado un tiempo muerto para explorar el diálogo; no es un paso atrás ni una renuncia"...
Jordi Turull, portavoz del Gobierno catalán

El jefe del Ejecutivo de Cataluña, Carles Puigdemont, anunció el martes la independencia de la región y la suspendió de inmediato para abrir un diálogo con Madrid y mediación internacional, lo que provocó el desconcierto y la decepción entre los secesionistas.

Rajoy dijo hoy que la respuesta que el líder independentista dé al requerimiento de su Gobierno "marcará el futuro de los acontecimientos en los próximos días". "Es urgente poner fin a la situación que se está viviendo en Cataluña", señaló.

La portavoz del grupo gobernante en Cataluña Junts pel Sí, Marta Rovira, propuso en una primera reacción en Twitter "pedir una aclaración" a Rajoy "porque no ha dicho nada sobre el diálogo y las propuestas de mediación" lanzadas por Puigdemont.

Tras reunirse en la noche del martes con Sánchez, Rajoy convocó para hoy a sus ministros para decidir su reacción a la declaración de independencia "en diferido" anunciada por el Gobierno catalán.

"Nosotros no hemos renunciado absolutamente a nada (...), hemos dado un tiempo muerto para explorar el diálogo; no es un paso atrás ni una renuncia", dijo hoy en declaraciones a Catalunya Ràdio el portavoz del Gobierno catalán, Jordi Turull.

"Si aplican el 155 quiere decir que no quieren dialogar y quedará claro que hemos de ser consecuentes con nuestros compromisos", advirtió Turull en alusión a su plan de declarar la secesión.

El desafío independentista en Cataluña escaló las últimas semanas cuando Puigdemont mantuvo el referéndum soberanista del 1 de octubre pese a que el Tribunal Constitucional español lo había suspendido. El "sí" a la ruptura con España ganó con un 90 por ciento, en parte porque los partidarios del "no" boicotearon la consulta al verla ilegal.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparece esta tarde ante el pleno del Congreso, para explicar la posición del Ejecutivo ante el desafío independentista en Cataluña. Foto: EFE

Alerta de "uno de los momentos más graves" en historia reciente

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, alertó hoy de que la democracia del país atraviesa una de sus peores crisis recientes por el desafío secesionista en Cataluña, cuyo Gobierno regional declaró el martes una independencia "en diferido”.

"Nuestra democracia vive uno de los momentos más graves de su historia reciente", señaló el mandatario conservador en una comparecencia ante el Congreso de los Diputados en Madrid centrada en la respuesta del Gobierno a la crisis en Cataluña.

"Lo que vivimos estos días en Cataluña, España y Europa nada tiene que ver con diferencias políticas", añadió Rajoy. "Estamos ante el cuestionamiento y desafío a requisitos previos a cualquier discusión política: el imperio de la ley, el Estado de derecho”.

Rajoy repasó el camino del independentismo catalán hasta su culminación el 1 de octubre, cuando el Gobierno regional de Carles Puigdemont organizó un referéndum soberanista pese a que había sido suspendido por el Tribunal Constitucional español.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, comparece esta tarde ante el pleno del Congreso, para explicar la posición del Ejecutivo ante el desafío independentista en Cataluña. Foto: EFE
El referéndum fue el último episodio para imponer una independencia que pocos quieren y a nadie conviene"...
Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español

"Ese referéndum ilegal para volar nuestra Constitución, la unidad de España y el propio Estatuto de Cataluña ha fracasado rotundamente. Ningún resultado de ese referéndum puede servir para legitimar la independencia de Cataluña, ni mucho menos", sostuvo Rajoy.

"El referéndum fue el último episodio para imponer una independencia que pocos quieren y a nadie conviene", continuó, para pasar luego a enumerar las irregularidades que marcaron la consulta, desde el censo dudoso a la falta de junta electoral pasando por el cambio a última hora que permitió a los ciudadanos votar en cualquier local.

"En estas circunstancias, a nadie pudo sorprender que en algunas localidades hubiera más votos que habitantes", apuntó, denunciando también que Puigdemont anunció el resultado antes de que se conociera. "No hay país en el mundo que se haya tomado mínimamente en serio lo que ocurrió el 1 de octubre", remató.

En ese contexto, Rajoy insistió en que el Estado hizo "lo único que podía hacer" -actuar contra el referéndum- y agradeció por eso a jueces, policía y guardia civil, lo que provocó los aplausos de su grupo en la Cámara.

Al mismo tiempo, lamentó los incidentes producidos ese día por los enfrentamientos entre votantes y policías que tenían orden de impedir la consulta. "A nadie puede gustar lo que ocurrió el 1 de octubre", indicó, pero "los únicos responsables son aquellos que se empeñaron en mantener esa convocatoria”.

Rajoy acudió al Congreso un día después de que Puigdemont aplicara la victoria secesionista en esa consulta y anunciara una independencia unilateral de Cataluña, para suspenderla de inmediato con el objetivo de buscar diálogo con Madrid y mediación internacional.

En respuesta a ese paso, un Consejo de Ministros extraordinario envió hoy un requerimiento a Puigdemont para aclarar si declaró o no la independencia, paso previo para aplicar el artículo 155 de la Constitución que permite aplicar las "medidas necesarias" para forzar a una región a cumplir sus obligaciones.

"Hemos requerido al Gobierno de la Generalitat que confirme si ha declarado la independencia de Cataluña, al margen de la deliberada confusión generada ayer", anunció Rajoy.

"La respuesta que dé Puigdemont marcará el futuro de los acontecimientos. En su mano está volver a la legalidad. Deseo fervientemente que acierte en su respuesta”.

Rajoy cerró su comparecencia advirtiendo de que "el independentismo está por dar al traste con la mejor época de Cataluña en toda su historia”.

La realidad, consideró, desmontó la visión de "una independencia de cuentos de hadas": "No es pacífica, no es gratuita, no será reconocida por Europa y ahora todo el mundo sabe que tiene costes, y muy elevados".

DPA

Es la principal agencia de noticias de Alemania y una de las más importantes del mundo, ofrece noticias diarias en texto, fotografía, video, infografías, aplicaciones para webs y portales móviles.