Adiós a la sana distancia en el Centro Histórico de la Ciudad de México, aunque muchos usaron cubrebocas. | Foto: Cuartoscuro
Autoridades capitalinas señalan su preocupación por un posible rebrote ante la reapertura anticipada

CDMX.- La jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, consideró que no se aceleró el desconfinamiento tras implementar el semáforo naranja pues se realizó un buen  trabajo y la hospitalización de pacientes con COVID-19 sigue disminuyendo, aunque en las próximas semanas se verá el impacto real por la reapertura. 

“En la Ciudad sigue disminuyendo la hospitalización, lento pero en una tendencia negativa, lo cual es muy importante. Las pruebas nos ayudan a ver tempranamente si crece la epidemia, hasta ahora, el porcentaje de positivos sigue reduciéndose, también lentamente, pero sigue reduciéndose. 

“La semana que entra, es muy importante porque ya serían 15 días de la reapertura del semáforo naranja. Aquí lo importante es seguir dando un seguimiento permanente y permitir también, siempre poniendo la salud por delante”, dijo. 

Luego de que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud manifestará su preocupación por un posible rebrote ante la reapertura anticipada, la mandataria local expuso que, siempre se puso la salud por delante, pero se buscó un balance donde ya no se pierdan más empleos en la Ciudad, que pueda abrirse de manera segura.