Deniega. Johnson argumentó que los escoceses ya votaron el tema en 2014. | Foto: EFE
El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, sugirió reemplazar el actual acuerdo nuclear con Irán por un nuevo pacto que negocie el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

EDIMBURGO, GBR.- El primer ministro británico, Boris Johnson, denegó ayer la petición de la jefa del Gobierno escocés, Nicola Sturgeon, sobre la celebración de un nuevo referéndum de independencia del Reino Unido, al alegar que Escocia ya votó en 2014 y decidió rechazar la separación.

“No puedo aceptar ninguna solicitud de transferencia de poderes que conduzca a más referendos de independencia”, afirmó Johnson en una carta dirigida a Sturgeon.

El jefe del Ejecutivo británico respondió así a la solicitud formal que Sturgeon realizó a finales del mes pasado (tras las elecciones generales del 12 de diciembre) en que requirió a Londres que transfiriera al Parlamento escocés las competencias necesarias para organizar una consulta este año.

Johnson indicó que tras considerar “minuciosamente” la petición del Gobierno escocés, concluyó que la región ya celebró un referéndum hace cinco años.

El Partido Nacionalista Escocés, que lidera Sturgeon, considera que la salida de la UE, contra la que Escocia se pronunció, cambia las circunstancias en que se votó en 2014 y pone de manifiesto la necesidad de convocar un referendo.