Esto derivó de que la CFE no ajustó los parámetros técnicos de carbón en lo que se refiere al índice de expansión (FSI), pese a la solicitud de los proveedores. ARCHIVO
Algunas de las empresas avaladas desistieron porque no se modificaron los parámetros técnicos del mineral

Los proveedores de carbón de Coahuila iniciaron la firma de contratos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para el abastecimiento de dos millones de toneladas en lo que resta de 2020 y todo el 2021; sin embargo, algunas de las empresas avaladas desistieron porque no se modificaron los parámetros técnicos del mineral.

Eduardo Aguirre Jiménez, presidente de la Unión Nacional de Auténticos Mineros, expuso que este fin de semana ocho productores estuvieron en las oficinas de una de las termoeléctricas en Nava, y ocho más en otra de las unidades. De estas reuniones se supo que algunos optaron por renunciar a la venta.

Esto derivó de que la CFE no ajustó los parámetros técnicos de carbón en lo que se refiere al índice de expansión (FSI), pese a la solicitud de los proveedores.

Si algún productor se pasa de estos criterios, será sancionado y no recibirá el pago por el producto, y éste no se le devolvería. Anteriormente la sanción por rebasarlos era de cinco pesos por tonelada.

Otra problemática sobre las características que debe tener el carbón es que ningún laboratorio de la Carbonífera está avalado para realizar las pruebas necesarias, y el más cercano está en Altamira, Tamaulipas.

Además las fianzas establecidas son altas y pocos de los pequeños productores estarían en condiciones de conseguir al menos 10 millones de pesos para hacer un depósito en garantía, y de esta manera recibir el contrato.

Por ello, Aguirre Jiménez consideró que el padrón de proveedores que VANGUARDIA dio a conocer ayer ser irá depurando solo.