San Diego respondió así ante el aumento de migrantes en la frontera sur. | Foto: AP
El centro espera la llegada de hasta mil 400 niños no acompañados por un adulto

CALIFORNIA, EU.- El primer grupo de menores indocumentados que serán albergados de forma temporal en el Centro de Convenciones de San Diego, California, EU, arribó la noche del sábado procedente de Texas, informaron ayer medios locales.

El grupo de niñas de entre 13 y 17 años, y sin compañía de un adulto, llegó la noche del sábado al centro de convenciones, el primer albergue de emergencia que se habilita en California en medio de la llegada incesante de indocumentados a la frontera sur estadounidense.

El sábado, el alcalde de esta ciudad, Todd Gloria, señaló que ese día llegarían hasta unas 500 niñas y que el centro espera albergar hasta unos mil 400 menores migrantes y solicitantes de asilo en Estados Unidos.

“Es lo correcto”, defendió el Alcalde en una rueda de prensa, junto a congresistas y autoridades locales, en la que se refirió a los progenitores de los menores inmigrantes: “Son padres que tomaron decisiones imposibles, que tú y yo ni siquiera podríamos imaginar”, agregó.

El albergue, abierto en coordinación con el federal Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, en inglés), alojará a menores indocumentados no acompañados hasta mediados de julio, es decir poco antes de la primera convención en esas instalaciones en agosto, de acuerdo al compromiso suscrito con la Administración de Joe Biden.

El consulado mexicano en San Diego confirmó que la mayoría de los que serán albergados en el centro de convenciones, ubicado en el centro de la ciudad, no son originarios de ese país, con lo que se presume que se trata de niñas que han hecho un largo periplo para llegar a Estados Unidos.

San Diego se suma a otras localidades del suroeste del país que a causa de la situación en la frontera sur recientemente han abierto albergues de emergencia para alojar a menores migrantes.

El congresista demócrata por Texas Henry Cuellar señaló que las instalaciones de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) permanecen saturadas a causa de la “gran cantidad de personas que todos los días cruzan la frontera”.