Autoridades municipales piden ayuda al gobierno estatal| Foto: Vanguardia
En los últimos meses, el gobierno federal ha venido reduciendo las participaciones para candela, ahora piden ayuda al gobierno estatal

Tras un nuevo recorte del 30 por ciento a las participaciones federales que llegan al municipio de Candela, se redujeron jornadas laborales y pagos quincenales a cientos de trabajadores que trabajan para el ayuntamiento local, situación que afecta en su economía pero generará ahorro a la presidencia.

Anteriormente la federación enviaba casi 900 mil pesos, recurso con el que se paga la nómina de 240 trabajadores de administrativo y operativo que oscila entre los 700 mil pesos, sin embargo el nuevo recorte, indica que serán 600 mil pesos los que recibirán y están sujetos a nuevos cambios informó el alcalde Marcos Amador Garza Gonzáles.

En la presidencia municipal de dicho Pueblo Mágico, labora gran cantidad de la población que habita en Candela y al no querer perjudicar la estabilidad económica de los mismos con un reajuste de personal, se optó por la reducción de trabajo.

A partir de la semana en curso, los trabajadores que laboren en campo se dividirán las jornadas laborales, es decir una parte trabajará una semana, la otra la siguiente y se les bonificará solo por los días laborados.

"En dos años de administración incrementé cien empleos, ahora hay 240 trabajadores, entonces es dificil mantener una nómina tan alta de alrededor de 700 mil pesos y que llegue una participación de 600 mil, aparte son los pagos a servicios y combustibles", comentó.

Describió que el ajuste de casi 300 mil pesos, es una gran afectación que no ayudará a mejorar la situación de la localidad.

"Se hizo una estrategia, se platicó desde el DIF hasta seguridad pública y trabajarán cuadrillas, una semana una y otra semana otra, solo percibirán la mitad del salario para poder ayudar al municipio", afirmó.

El edil destacó que aunque en la mayoría de los trabajadores dijo apoyaría la causa, hubo (mínimo de casos ) quienes de plano se negaron a perder la mitad de su sueldo, en tanto no regresarán a laborar.

"Tenemos buenos empleados lo bueno es que entendieron la mayoría, claro que habrá algunos que ya no regresen pero se pierde que el sustento del municipio por que poco más de la mitad de la gente que habita en Candela trabaja en esta localidad", añadió.

Destacó que no queda otra opción paras que hacer esfuerzos, con el gobierno del estado, pues el gobierno federal no esta apoyando a los municipios.

Dijo que la situación económica del municipio no da para la ejecución de obras, por ello piden ayuda al gobernador Miguel Riquelme Solís.

"Estaremos trabajando para pagar nómina, se olvidarán de obras", afirmó.

Agregó que otra de las afectaciones es el adios al programa de comidas para adultos mayores, donde se atendían cientos de ancianitos con comida diariamente, becas a estudiantes y a discapacitados.