Hallazgo. La de Tlajomulco, es la fosa clandestina más grande encontrada en la entidad, de ella se han extraído 104 cuerpos. EL UNIVERSAL
Los restos de las personas asesinadas fueron ocultados ahí en por lo menos tres sitios, de los que hasta ahora la fiscalía estatal ha rescatado 185 cuerpos

GUADALAJARA, JAL.- El 6 de noviembre de 2019 la Guardia Nacional se enfrentó a tiros con un grupo de civiles y, tras una persecución, logró desmantelar en una bodega de Tlaquepaque, lo que tal vez es el centro de exterminio más grande de Jalisco descubierto hasta hoy. De acuerdo con las declaraciones de algunas de las víctimas rescatadas ese día, en ese lugar se torturaba, asesinaba y desmembraba a quienes los captores consideraban sus enemigos.

Los restos de las personas asesinadas fueron ocultados ahí en por lo menos tres sitios, de los que hasta ahora la fiscalía estatal ha rescatado 185 cuerpos. Uno de esos lugares se localiza en la colonia El Mirador II, en Tlajomulco, y es la fosa clandestina más grande encontrada en la entidad, pues a punto de concluir las labores de búsqueda, de ella se han extraído 104 cuerpos.

Durante la inspección de la bodega se rescató a los ocho cautivos y se encontraron nueve armas largas, dos cortas u múltiples cartuchos.