Queda nada. Las llamas salieron de pronto de la unidad mientras los dueños observaban; apenas le habían cambiado el motor.
Los bomberos lanzaron el chorro de agua hacia el vehículo, al cual recientemente le habían reparado el motor

En cenizas quedó una camioneta Dodge Voyager que se encontraba estacionada sobre Luis Echeverría Álvarez, a unos metros del cruce con Antonio Narro; testigos y propietarios desconocen las razones que pudieron originar el siniestro.

Minutos después de las 11 de la mañana de ayer, se registró el incendio movilizando al personal de la estación de bomberos ubicada en la colonia 26 de Marzo, quienes llegaron en pocos minutos.

Los elementos comenzaron a preparar todo e inmediatamente lanzar el chorro de agua hacia el vehículo, al cual recientemente le habían reparado el motor, según el propietario quien no proporcionó sus generales.

Los dueños de la unidad dijeron que ayer la dejaron afuera de un taller, ubicado a unos pasos, e iban a verificar su funcionamiento, pero de pronto vieron que comenzaron a salir llamas del motor y del interior del vehículo.

El fuego consumió la camioneta completamente sin registrarse personas lesionadas, sólo daños materiales.

Los propietarios no quisieron conocer el costo de la pérdida, pues manifestaron que iban a vender lo que quedó de la unidad en kilos.