Entre más pronto aprendamos a ser ligeros para dejar pasar los días difíciles, más posibilidades de aprendizaje y disfrute tendremos”.

Hay muchas razones y habrá muchos días en los que la convivencia familiar no ocurra como lo habíamos planeado.

Vivir bajo el mismo techo, está requiriendo nuestro máximo liderazgo personal y capacidad para manejar las emociones. Estas habilidades fundamentales nos permiten entre otras cosas: reanimarnos solos o en grupo, buscar caminos para seguir creciendo y estar atentos a todo lo que pueda sumarle a nuestro proyecto familiar.

Día tras día, la dinámica familiar no se detiene y no se resuelve sola. Así como vivimos momentos de cercanía e intimidad preciosos, es posible que experimentemos episodios de terror (llamémosle así a las gritaderas, desencuentros y disgustos entre miembros de la misma familia, en pocas palabras aquellos momentos que no subirías a Instagram).

“La vida familiar es todo menos armonía y perfección sostenida así” pero es importante aprender a surfear las olas de los malos episodios familiares por lo que te comparto 5 claves que he trabajado con familias empresarias y que aplican al momento de vida que enfrentamos. Espero puedan inspirarte a encontrar una nueva manera de fortalecer la convivencia en casa:

Haz que cada día nuevo sea otra oportunidad.

No te atores permitiendo que las discusiones y enojos de ayer contaminen tu día de hoy. Se vale tener malos días, todos pasaremos por varios antes de que el confinamiento termine, pero de tí depende darte cuenta y prepararte para el día que sigue. 

DESCANSA

Ya sea con un baño antes de dormir, un té, haciendo ejercicio o escuchando música tranquila, pero por piedad, no te permitas desvelarte y amanecer otro día con el cansancio que solo bloqueará tu paciencia y capacidad para pasar por alto los detalles sin importancia.

EXPRESA CARIÑO

No dejes de tener espacios para mostrar aprecio. Una sonrisa, comentario amable y un reconocimiento para alguien que hizo algo valioso o reaccionó de manera admirable.

CUIDA TUS CONVERSACIONES

Por cada comentario negativo que vayas a compartir, busca en tu mente otro propositivo y compártelo primero y observa cómo cambia el rumbo y la emocionalidad de la relación.

RESPETA LOS TIEMPOS DE LOS DEMÁS

Permite que cada quien escuche su música, vea sus series y pueda preparase un bocadillo sin la necesidad de estar en grupo todo el tiempo. Ir y venir de lo individual a lo colectivo sin fricciones o reclamos es una competencia social maravillosa y sana.

Nos quedan muchos días de montaña rusa familiar. Entre más pronto aprendamos a ser ligeros para dejar pasar los días difíciles, más posibilidades de aprendizaje y disfrute tendremos.

Sigamos aprendiendo juntos a construir familia y sociedad tomando decisiones nuevas, aquellas que siempre soñamos y para las que “nunca teníamos tiempo”, aquellas que construirán un mundo postcovid19 mucho mejor.

*directora de la División de Educación Continua

del Tecnológico de

Monterrey en León etoba@tec.mx

@tobaelvira