Foto: Archivo
El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, subrayó este miércoles que para su grupo es prioritario restaurar una alianza fuerte con Nissan y Mitsubishi

París.- El presidente de Renault, Jean-Dominique Senard, subrayó este miércoles que para su grupo es prioritario restaurar una alianza fuerte con Nissan y Mitsubishi, dañada principalmente por las irregularidades durante el mandato del ahora exdirectivo Carlos Ghosn.

"Renault no podrá triunfar sin el éxito de la alianza. Hoy, la alianza toma un nuevo punto de salida y debe mantenerse más que nunca como pilar y motor del desarrollo de cada uno de sus miembros", dijo Senard ante los accionistas en la Asamblea General del grupo en París.

Admitió que a su llegada a la presidencia de Renault en enero, en sustitución de Ghosn, la alianza estaba "más dañada de lo que parecía".

"La buena noticia es que no hay nada irreparable. Hay que reconstruir esa confianza con gestos y compromisos de una parte y otra. La confianza no se decreta, se gana, y requiere paciencia y esfuerzos", añadió.

Senard, exresponsable del fabricante de neumáticos Michelin, intentó calmar los ánimos en un momento en que las relaciones con Nissan se han tensado, tras conocerse que el grupo francés se abstendrá en la votación en la que se ratificará una importante reforma corporativa de la firma nipona.

La reforma busca generar un modelo corporativo con contrapesos que aseguren una fuerte dirección de Nissan, pero Renault, propietario del 43,4 % de su capital, planea abstenerse en la votación del 25 de junio, por lo que ese cambio no recibirá los dos tercios de los apoyos necesarios.

"La prioridad es ir hacia una alianza viva, ágil, eficaz y reforzada, y todas las reflexiones que conduzcan a una mejora son bienvenidas. Los desafíos son grandes, pero tenemos todas las claves", afirmó Senard, sin mencionar en su discurso ese escollo entre ambas compañías, cuya alianza cumple veinte años en 2019.

Esta asamblea es la primera que se celebra tras el estallido del escándalo Ghosn.

El empresario brasileño, en libertad bajo fianza en Japón, fue detenido en noviembre pasado en Tokio por supuestas irregularidades fiscales.

Primero, fue cesado como presidente de Nissan y de Mitsubishi y, posteriormente, dimitió como máximo ejecutivo de Renault.

Esta asamblea tiene lugar también poco días después del fracaso de las negociaciones entre Renault y Fiat Chrysler para llegar a una fusión, de la que Fiat se retiró el 6 de junio al considerar que no se daban las condiciones políticas en Francia para que fuera un éxito.