Foto: Especial
Los consejeros señalan que la llegada de Piedra Ibarra pone en duda la autonomía de la institución pues ven un sometimiento ante el gobierno por los antecedentes de su nueva titular

En protesta por la designación de Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), cinco integrantes del Consejo Consultivo de ese organismo presentaron la renuncia a su cargo honorífico, con carácter de irrevocable.

El primero en renunciar fue Alberto Manuel Athié Gallo, quien envió su dimisión a la presidenta de la Mesa Directiva del Senado, Mónica Fernández Balboa, este miércoles.

Este jueves, en una carta dirigida también a la senadora, Mariclaire Acosta Urquidi, María Ampudia González, Angélica Cuellar y María Olga Noriega Sáenz criticaron el proceso de elección que -a su juicio- estuvo “plagado de irregularidades y falta de apego a la legalidad”.

“Es muy notoria la cuestionada elección de la nueva titular de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, la Mtra. Rosario Ibarra De Piedra (sic), le resta legitimidad a una institución”, expusieron en el texto.

Agregaron que el nombramiento de Piedra Ibarra se llevó a cabo sin apego a los indicadores que fueron asumidos voluntariamente por las Comisiones Unidas responsables del proceso, y además fue consumado en el Pleno de manera arbitraria.

Una ombdusperson carente de legitimidad, sostuvieron, será incapaz de establecer una interlocución válida con los distintos actores involucrados en la observación, protección y promoción de los derechos humanos, ni podrá generar confianza ni certeza jurídica necesarias para su misión.

En su opinión, el nombramiento de la titular de la CNDH, presagia el “sometimiento abierto del organismo a quienes actualmente detentan el poder político”, por lo que “en consecuencia, no será posible mantener el principio de autonomía de gestión de la institución”.

La ahora titular de la CNDH era parte de los consejeros nacionales de Morena y fue candidata del partido a una diputación. 

Fue hasta este jueves que en un comunicado Rosario Piedra informó que pidió licencia como militante de Morena para “dedicarme de tiempo completo a la gran tarea que nos aguarda, pero la mayor garantía de autonomía la acredita mi trabajo, mi trayectoria”. 

El martes Rosario Piedra rindió protesta en el Senado, entre gritos, jaloneos y gritos de fraude de la oposición. 

Este jueves, Rosario Piedra dijo en entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola en W Radio que el día en que fue electa titular de la CNDH pidió licencia al partido. Explicó que se acercó a Morena porque creía en el proyecto de transformar a México.

Aseguró que en su trabajo no habrá complicidad ni con el gobierno ni con Morena: “yo creo que los hechos lo van a demostrar”, aseguró.

En su carta de renuncia los consejeros argumentaron que, de permanecer en la comisión, estarían “en riesgo de incumplir el mandato de cumplir y hacer cumplir la Constitución”, al que se comprometieron cuando tomaron posesión del cargo como consejeras.

Luego de la renuncia de los cinco consejeros honorarios, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo desconocer cuál era su labor.

“Ellos estaban ahí, eran los meros mero, o sea era lo mismo. Todas esas comisiones, ya lo hemos hablado aquí, los organismos, los institutos, con todo respeto, vean los antecedentes, se disfrazaban de sociedad civil cuando en realidad estaban participando abierta o encubiertamente a favor del régimen”, destacó.

En su conferencia matutina, el mandatario consideró que la gente tampoco sabe la labor que estos consejeros realizan pues, “son de todos estos organismos que se crearon para simular de que se protegían los derechos humanos”.