Foto: Especial
En lo que va del año han entregado 650 y el año pasado entregaron mil

El INEGI calcula que menos de 30 mil personas tienen alguna discapacidad en el municipio, pero de esas el DIF Saltillo no sabe cuántas necesitan un aparato ortopédico. Lo que sí tiene es un censo de los ciudadanos que han apoyado.

“Los números nos dicen que son como 30 mil personas que sufren alguna discapacidad, pero aquí no sabemos exactamente (los que necesitan un aparato) porque a lo mejor son de un tipo de discapacidad que no necesita un aparato funcional como los que se dan”, dijo la presidenta honoraria del DIF Saltillo, Liliana Salinas Valdez.

Ayer la instancia municipal, junto con el DIF estatal y al Club Rotario, entregó 230 aparatos como sillas de ruedas en tamaños para niños, jóvenes y adultos, además de sillas de ruedas PCI, que son especiales para quienes padecen parálisis, además de andadores, muletas, bastones para invidentes, entre otros.

En lo que va del año han entregado 650 y el año pasado entregaron mil. Pero ante la pregunta de cuántos ciudadanos más faltan por atender, Liliana Salinas declaró que no tienen un número meta, pues no hay un conteo de personas en esta situación o necesidad.

“¿Tener un número meta para nosotros decir que no (nos faltan ciudadanos por atender)? Realmente no”, contestó.

Pese a esta carencia, la presidenta honoraria del DIF consideró que la población con alguna discapacidad es un sector bien atendido, pues no solo la instancia municipal apoya con aparatos o terapias a quienes acudan a solicitarlo, sino también participan el DIF estatal, apoyos federales y asociaciones civiles.

“Toda la gente que se ha acercado al DIF o al Municipio la hemos ayudado, le hemos solventado esa necesidad”, dijo.

Para evitar que una misma persona reciba el mismo recurso dos veces, el DIF Saltillo lleva un censo y realiza estudios socioeconómicos a quien lo solicita, también trabajadores sociales acuden a investigar que efectivamente el ciudadano necesita ese aparato.

“Lo que sí llevamos es un censo de a quiénes les vamos dando para que no haya una duplicidad”, explicó Salinas Valdez y detalló algunos casos en que personas con problemas de adicción venden los aparatos, o situaciones en que reciben un apoyo de una institución y solicitan lo mismo en el DIF.