León Trotsky dedicó los últimos tres años de su vida a escribir una biografía de su adversario ideológico, el líder soviético Josef Stalin. Foto: Vanguardia/Archivo
Rescatar esta obra inconclusa tomó una década a Woods, filólogo ruso y renombrado teórico marxista.

Muy a su pesar,  León Trotsky dedicó los últimos tres años de su vida a escribir una biografía de su adversario ideológico, el líder soviético Josef Stalin. Hacerlo aceleró su muerte a manos de Ramón Mercader, cuya mano se alzó para clavarle un piolet en la cabeza en 1940 en Ciudad de México.

El asesinato de Trotsky, fundador del Ejército Rojo, fue la culminación de su enemistad con Stalin, que lo persiguió por diversos países. La biografía salió a la luz incompleta en 1946 y ahora, tras ser depurada y completada con material de archivo por el británico Alan Woods, se publica en español.

Rescatar esta obra inconclusa tomó una década a Woods, filólogo ruso y renombrado teórico marxista. En 2003 halló material de Trotsky disperso en cajas depositadas en los archivos de la Universidad de Harvard, adonde el líder revolucionario lo había enviado. Recortes, pruebas, investigaciones, anotaciones del puño y letra de su creador.

Ahora será presentada el sábado 11 en un grueso volumen de casi un millar de páginas en la vivienda mexicana donde fue escrita, justo al cumplirse cien años de la Revolución Rusa, el suceso histórico que confrontó a los personajes clave de esta historia.

En esta obra, editada en español por Fontamara y publicada antes en inglés e italiano, Trotsky describió la personalidad de Stalin, "un niño abusado, hijo de un zapatero alcohólico", que con el tiempo llegaría a liderar la Unión Soviética e impondría un régimen de terror.

León Trotsky dedicó los últimos tres años de su vida a escribir una biografía de su adversario ideológico, el líder soviético Josef Stalin. Foto: Internet

Lev Davídovich Bronstein (Trotsky) llegó a México en 1937 por mediación del muralista Diego Rivera. Tuvo que dejar su natal Rusia, pero jamás pudo deshacerse del odio que le tenía Stalin, retratado en este libro como "un hombre mediocre", además de "sádico, violento y vengativo”.

En su obra, Trotsky niega albergar él mismo un sentimiento hacia su ejecutor. "En ciertos círculos se ha dicho y escrito mucho sobre mi supuesto odio a Stalin, que al parecer me llena de juicios sombríos y problemáticos", escribió.

Y continúa: "Sólo puedo encogerme de hombros en respuesta a todo eso. Nuestros caminos se han dividido hace ya tanto tiempo, que cualquier relación personal que hubiera entre nosotros hace ya mucho se ha extinguido por completo".

El nieto de Trotsky, Esteban Volkov Bronstein, era un niño cuando su abuelo fue herido de muerte el 20 de agosto de 1940 en aquel hogar que compartían en la capital mexicana. Hoy es un museo que él mismo dirige "para restablecer la verdad histórica”.

En el interior de la casa Volkov narra a la agencia dpa que su abuelo, que falleció al día siguiente del ataque, no quería escribir la obra, titulada "Stalin", pero lo hizo por necesidad económica.

"Tenía más entusiasmo y pasión por terminar la vida de Lenin en su juventud, pero dada la situación precaria que vivía la familia no pudo rechazar la oferta de la editorial norteamericana Harper & Brothers y se puso a escribirla". Era 1938.

Con gran rigor, Trotsky se dio a la tarea de recabar información de otros autores, personajes y documentos o escarbando entre sus propios recuerdos. Nunca la terminó. Al sentir la muerte cerca, envió gran parte del contenido a Estados Unidos para protegerla.

En la biografía se relata la niñez de quien sería uno de los dictadores más sanguinarios del mundo: "Stalin se divertía en su casa de campo degollando ovejas... Caminaba por el bosque y continuamente se divertía disparando a los animales salvajes y asustando a la población local”.

Esos detalles disgustaban al protagonista, que ordenó de inmediato la eliminación de su rival, coinciden Woods y Volkov. Espías como Robert Sheldon Harte, un joven estadounidense que era uno de los guardias de la casa, informaban a Stalin los avances. A Trotsky nunca le agradó aquel lobo disfrazado de oveja.

"El abuelo tenía una secretaria rusa que pasaba a mano todos los dictados y este joven de unos 25 años a cada rato le preguntaba cómo iba la biografía de Stalin", recuerda Volkov, hoy de 92 años.

Tras la muerte de Trotsky, en Estados Unidos se publicó una parte de la biografía, aunque nunca se vendió. Se temía enturbiar la buena relación entre Josef Stalin y el presidente Franklin Delano Roosevelt.

Te puede interesar

En 1946 salió a la venta una edición distorsionada e intervenida. Charles Malamuth, quien tradujo una parte de la obra mientras Trotsky la creaba, fue el artífice del "atentado" literario. Eliminó pasajes completos e incluso contradijo el pensamiento trotskiano.

Woods dijo a dpa que el aporte de este libro, enriquecido con nuevas investigaciones, "es que no solo explica los procesos históricos, sino también el papel del individuo en esos procesos. Concretamente, el carácter de Stalin, su psicología y sus peculiaridades".

"Como cualquier criminal, Stalin quería eliminar a los testigos y lo hizo. Asesinó a todos los dirigentes del partido bolchevique. La única voz disonante que quedaba era la de Trotsky en México, quien sabía muchas cosas de Stalin que no quería que se supieran", dijo Woods, que califica este nuevo libro como "una obra maestra del marxismo".