ALEJANDRO RODRÍGUEZ
En lo que compete a camas con ventiladores, la proporción mejora para Saltillo, al marcar solo un 34 por ciento de ocupación

De acuerdo con el Reporte de Ocupación Hospitalaria COVID-19, de la Secretaría de Salud de Coahuila, la Región Sureste registró ayer 74 por ciento de ocupación de camas destinadas a pacientes contagiados del virus (197 de 267 existentes).

El domingo, el porcentaje también rebasó el 70 por ciento, seis días después de alcanzar esos niveles por primera vez en esta zona del estado, el lunes 10 de agosto, cuando la estadística marcó 75 por ciento.

Esto mantiene a Saltillo y la región en semáforo rojo, de acuerdo con Luis Alfonso Carrillo, director de Salud municipal, quien ha expuesto en diversas ocasiones que el parámetro para ello es estar por arriba del 60 por ciento.

En lo que compete a camas con ventiladores, la proporción mejora para Saltillo, al marcar solo un 34 por ciento de ocupación (34 de 99).

Al respecto, el gobernador Miguel Riquelme expuso ayer que en la Región Sureste ya arrancó la estrategia post-hospitalaria y está por iniciar la pre-hospitalaria, que ayudarán a mejorar la situación.

“Nos significará un descenso que esperamos esta misma semana se vea, que nos permita seguir manteniendo la capacidad y el servicio que se ha dado”, dijo.