Imprudencia. Quizá piensen que no les va a pasar nada, pero clientes de bancos del centro de Torreón se comportan como si no se viviera una emergencia sanitaria. FRANCISCO RODRÍGUEZ
Mientras que en el centro de Torreón la medida es ignorada, en otros sectores se acata sin problema

En el Centro de Torreón, la sana distancia es una quimera. En sucursales bancarias de la zona, largas filas se hacen para entrar al banco sin respetar al menos el metro de distancia, una de las medidas de los gobiernos para evitar la propagación del COVID-19.

En al menos tres sucursales del centro, decenas de ciudadanos de Torreón se aglomeraron para hacer filas, casi pegados uno del otro.

Grandes, chicos, hombres, mujeres, adultos mayores, jóvenes, nadie respetaba el distanciamiento social.

HAY INCREDULIDAD

“La gente no respeta el distanciamiento social. En los mercados, en los paraderos de autobuses, en los bancos. La gente no necesariamente cree”, comentó el psicólogo social, Roberto López Franco.

La Jornada Nacional de Sana Distancia es un programa nacional de la Secretaría de Salud de México basado en el distanciamiento social, una serie de medidas no farmacéuticas destinadas a la contención de la pandemia de enfermedad por coronavirus de 2020 en ese país.

Sin embargo, a diferencia del centro de la ciudad, en los bancos de otros sectores como el bulevar Independencia, uno de los más transitados,  la gente sí está comenzando a respetar la sana distancia, y pese que las final alcanzan varios metros, la gente sí está obedeciendo con el distanciamiento.