Carlos piensa que hay mucho que hacer en Saltillo en vista al futuro

Saltillo cumple 439 años y para el historiador Carlos Recio, la ciudad parece “avanzar” en un camino que nos lleva a un falso desarrollo urbano, que ha propiciado la pérdida de nuestra identidad cultural y nuestras tradiciones.

Han desaparecido grandes cosas, para dejar incompletas varias partes de la historia: “Se ha quedado el Saltillo escenográfico, se ha disfrazado de una cosa y al fondo es otra, recubrieron los edificios de cantera rosa, lo han disfrazado de antiguo y no es así”, comenta con el sentido crítico que le caracteriza.

Algunas construcciones, que hoy ya no existen, aparecen en las postales como la memoria colectiva que apenas sobrevive de manera impresa. Por ejemplo, el asilo y el hospital Mass, ubicado en la calzada Narro, el hotel y el Banco Coahuila en la esquina de Allende y Victoria; el parque municipal de beisbol frente a la Alameda y el Cine Palacio. “Hay muchos elementos que nos representan, pero la gente que viene de fuera lo primero que ve son los edificios, parte del rostro de la ciudad se ha perdido”, comenta el historiador.

Algunas construcciones, que hoy ya no existen, aparecen en las postales como la memoria colectiva que sobrevive impresa. Foto: Vanguardia/Omar Saucedo

Carlos piensa que hay mucho que hacer en Saltillo en vista al futuro. Para él, es urgente que se proteja el sitio de la Batalla de la Angostura ubicado en (…), la sierra de Zapalinamé, que las reservas ecológicas no sean invadidas por la mancha urbana.

“Si se destruye una huella hay que dejar otra, hacer un parteaguas hacia el futuro, si se construye donde se destruye hay que hacer algo grande y convertirlo en historia e identidad, ahora sólo hacen zapaterías donde hubo grandes monumentos hay sólo cenizas”, enfatiza Carlos Recio.