Esta sería la primera vez que Corea del Sur destituye a un jefe de Estado y adelanta los comicios presidenciales desde que el país volvió a celebrar elecciones democráticas en 1987.
El Tribunal Constitucional de Corea del Sur ratificó por unanimidad la destitución de la presidenta del país, Park Geun-hye

SEÚL.- La policía surcoreana desplegó un amplio dispositivo de seguridad en torno al Tribunal Constitucional y a la oficina presidencial en Seúl, ante las concentraciones con motivo de la esperada sentencia sobre el futuro de la presidenta Park Geun-hye.

El operativo estuvo a cargo de más de 21 mil agentes.

Unos 21 mil 600 agentes han acordonado la máxima instancia judicial surcoreana, la Casa Azul (sede de la presidencia) y otras dependencias gubernamentales en pleno centro de la capital, con motivo de las manifestaciones a favor y en contra de Park convocadas durante la jornada.

Esto luego de que el Tribunal Constitucional de Corea del Sur ratificó ayer por unanimidad la destitución de la presidenta del país, Park Geun-hye, aprobada originalmente por el parlamento debido a sus vínculos con la trama de corrupción de la "Rasputina".

La Corte consideró que Park participó junto a su amiga Choi Soon-sil, conocida como la "Rasputina", en la creación de dos fundaciones que se emplearon para extorsionar fondos a grandes empresas y dijo que infringió la ley al filtrarle documentos confidenciales a Choi y al permitirla interferir en asuntos de Estado.

La decisión, que fue retransmitida en directo por todas las televisiones y radios del país, se hizo pública en un ambiente marcado por el fuerte dispositivo de seguridad activado en Seúl que buscaba evitar encontronazos entre los seguidores y los detractores de Park Geun-hye.

La mayoría de los expertos apunta a que los comicios presidenciales -donde el favorito para imponerse es el candidato liberal Moon Jae-in- seguramente se celebrarán el próximo martes 9 de mayo.

Esta sería la primera vez que Corea del Sur destituye a un jefe de Estado y adelanta los comicios presidenciales desde que el país volvió a celebrar elecciones democráticas en 1987 tras el mandato de dos juntas militares (una de las cuales lideró el general Park Chung-hee, padre de la actual presidenta).