Protesta. El confinamiento podría ser inaugurado el próximo mes. / Archivo
A mediados de diciembre Rodolfo Zamora, alcalde de General Cepeda, confirmó que el confinamiento de residuos tóxicos que está en proceso de construcción y estaría listo para inaugurarse en febrero.

En los primeros días de febrero se llevará a cabo la caravana “Sí a la vida, no al basurero tóxico de General Cepeda”, que será encabezada por campesinos de la región y la Iglesia Católica, quienes recorrerán durante cuatro días más de 90 kilómetros en protesta por el confinamiento de residuos tóxicos que está en construcción en ese municipio. 

A mediados de diciembre Rodolfo Zamora, alcalde de General Cepeda, confirmó que el confinamiento de residuos tóxicos que está en proceso de construcción en el ejido La Noria presentaba un 80 por ciento de avance, y estaría listo para inaugurarse en febrero. 

Al respecto Fernando Liñán Treviño, coordinador de Pastoral Social en la Diócesis de Saltillo, dijo que aún continúa el proceso legal y tanto las instancias federales como las locales están trabajando. Sin embargo, en los campesinos está la conciencia de que debe hacerse una presión social y para ello preparan diversas acciones, una de ellas la caravana “Sí a la vida, no al basurero tóxico de General Cepeda”. 

“Se trata de una marcha de cuatro días que comprende caminar más de 90 kilómetros e iniciará desde el ejido Pilar de Richardson, donde un grupo de muchos campesinos se manifestarán porque no quieren al Cimari y ellos están dispuestos a luchar”, dijo Liñán, quien agregó que además se lanzará una convocatoria a otras asociaciones para que se fortalezca la marcha. 

El presbítero sostuvo que por ahora la construcción y los lineamientos tecnológicos son muchos y la empresa encargada de construirlo no ha cumplido todavía, de ahí que manifestara su confianza en las cuestiones legales para detener la construcción.

“Tenemos mucha esperanza en que la cuestión legal pueda detener el proceso, y por otro lado que la conciencia social, independientemente que lo construyan está contra la voluntad de los campesinos de General Cepeda”.