Gustavo de Hoyos. Foto: Especial
Resaltó que da pena que se apruebe una reforma temporal en primavera que será ajustada según el compromiso de los propios senadores con el T-MEC

Ciudad de México. El presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, lamentó que el Senado tome la puerta falsa y apruebe una reforma laboral, “dictada desde Estados Unidos”, con lo cual esta Cámara ha dado un paso atrás en la soberanía legislativa y si bien, es cierto que es grave que desde el exterior se impongan aranceles “mucho más grave es que se nos impongan normas e instituciones”.

En conferencia de prensa en la Cámara Alta de Hoyos criticó que el Senado rechazará todas las reservas que la oposición presentó, principalmente del PAN, del PRI y del PRD, “ya que representaban cambios para tener una legislación moderna y permanente”.

Resaltó que da pena que se apruebe una reforma temporal en primavera que será ajustada según el compromiso de los propios senadores en septiembre próximo, con el único fin de atender los dictados del T-MEC, y sobre todo Estados Unidos.

El líder de los patrones insistió en que esta legislación “no es un buen regalo para los trabajadores del país este primero de mayo. Sabemos que la prisas tienen que ver con el proceso de ratificación de lo que será el nuevo acuerdo comercial México, Estados Unidos, Canadá, hoy el Senado ha dado un paso atrás en la soberanía legislativa pues muchos de los extremos, de los excesos de esta norma no fueron elaborados ni en San Lázaro, ni aquí, fueron dictados desde Washington”.

Asimismo manifestó que las empresas afectadas por la aprobación de estas reformas serán micro y pequeñas empresas, empresas que dijo que podrán enfrentar 120 mil sentencias adversas en caso de ser condenados injustamente en sentencias laborales, mismas que “de cumplirse estarían condenando a la desaparición de las mismas”.

Por otra parte en la sesión maratónica de este lunes, en las postrimerías del periodo ordinario de sesiones, el Pleno ratificó 19 embajadores y un cónsul.