Pedro Pantoja, sacerdote | Foto: Vanguardia
Reprueba Iglesia Católica que se haya utilizado a migrantes como moneda de cambio en negociaciones con EU
No es un muro de piedra el construido en el sur del país, es un muro militar y de represión”

El sacerdote y activista que lucha en favor de los derechos humanos de los migrantes, Pedro Pantoja Arreola, señaló que en la decisión de expandir la Guardia Nacional en la frontera sur del país después de las amenazas de EUA de aplicar aranceles a México, los migrantes fueron utilizados como monedad de cambio.  

El sacerdote que durante años ha trabajado en la defensa de los derechos humanos de los migrantes tachó de crimen la decisión de desplegar las tropas de la Guardia Nacional para evitar que los migrante centroamericanos entren a territorio mexicano con la finalidad de llegar a Estados Unidos. Señaló que con esta acción el muro terminó de construirse.

“Es un tremenda acción criminal del Gobierno mexicano. Qué vergüenza que haya vendido a los migrantes. Lo que criticábamos tanto del crimen organizado de cómo se lanzaba sobre los migrantes, como una mercancía. Esta vez fueron la moneda de cambio. Las dos cosas, tanto la negociación de los aranceles y el envío de la Guardia Nacional, hemos llegado de nuevo a la decisión desastrosa de una política de seguridad reaccionaría y persecutoria.

Señaló que en Tapachula, en la Estación Siglo 21 es un infierno insoportable. Hay decenas de migrantes africanos entre el lodo provocado por las lluvias. Comparó la situación con la cantidad de migrantes provenientes de dicho continente al municipio de Acuña, Coahuila.

Añadió que no se debe de tratar como mercancía a las personas y recordó a las casas de migrantes que hay en todo el país que siguen dando continuidad a la asistencia que dan.

“Volvimos a convertirnos en el patio trasero de Estados Unidos”, refutó. 

Sobre la manera de trabajar en los próximos días de las Casas del Migrante, anunció que estarán viajando a Centroamérica para trabajar con la sociedad civil para vigilar el recorrido de los migrantes.

“Vamos a seguir trabajando. No nos vamos a desanimar ni con la presencia del muro que ya se construyó en el sur de la frontera con la Guardia Nacional. No es un muro de piedra, es un muro militar y de represión”, la mentó el religioso.