Ayer, el Gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, dijo que se tienen los números para evitar que Morena y la 4T tengan la mayoría calificada. ARCHIVO
Abramo Masso, ganador en el distrito 4, coincidió al señalar que los coahuilenses ya opinaron con su voto, en el sentido de que ya no quiere decisiones unilaterales

Los legisladores priistas de Coahuila serán un contrapeso inteligente en la Cámara de Diputados, que no defraudarán la confianza que les dieron los coahuilenses en las urnas, sostuvieron representantes parlamentarios que asumirán funciones a partir del 1 de septiembre en San Lázaro.

Ayer, el Gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, dijo que se tienen los números para evitar que Morena y la 4T tengan la mayoría calificada, luego de que el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno, sugirió que acepta diálogo con el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

En este contexto, Jericó Abramo Masso, ganador en el distrito 4, coincidió al señalar que los coahuilenses ya opinaron con su voto, en el sentido de que ya no quiere decisiones unilaterales.

 

“Seremos un contrapeso que ponga alto a las imposiciones impensadas, sin fondo jurídico, que son más de capricho que de construcción y de estructura; seremos ese contrapeso para evitar que se violente el Estado de Derecho y evitar que se olviden las garantías constitucionales que protegen a los ciudadanos”, reiteró Abramo.

Por su parte, Jaime Bueno, ganador en el distrito 7, reiteró su compromiso de no traicionar la confianza que la ciudadanía les transmitió con sus votos en las urnas, el pasado 6 de junio.

“Definitivamente tenemos que ser el contrapeso que lleve a este país a un rumbo que nos piden las mexicanas y los mexicanos, un rumbo de certidumbre, de inversiones extranjeras, de salud para todos, de programas sociales, de justicia, de seguridad”, indicó.

Bueno dijo que en la actual legislatura no se puede hacer eso, ante la mayoría calificada que tienen Morena y sus partidos aliados.