Foto: Especial
"Ha sido un terremoto brutal, que en la zona se junta con el huracán Irma y provoca al mismo tiempo dos noticias simultáneas de catástrofes naturales"

El sismo de magnitud 8.2 que se registró a las 23.49 horas del jueves frente a la costa del Pacífico mexicano liberó una energía equivalente a la explosión de 32 mil bombas atómicas como la de Hiroshima, la cual fue lanzada en 1945, o de 416 millones de toneladas de dinamita, explican geólogos.

Según Nieves Sánchez Guitián, secretaria de Ilustre Colegio de Geólogos (ICOG), explicó a Europa Press, se registra en torno a un sismo de magnitud 8 al año a nivel mundial y unos 800 de magnitud 5 en todo el planeta.

Señaló que la energía liberada por un terremoto de magnitud 5 equivale a la explosión de una bomba atómica como la de Hiroshima o a 13,000 toneladas de TNT.

En este caso, ha detallado que el terremoto se ha producido por la subducción de la placa de Cocos bajo la placa norteamericana y en el límite de placas. Además, como el epicentro se ha producido bajo el océano, ha advertido de que hay mayor riesgo de tsunami.

"Ha sido un terremoto brutal, que en la zona se junta con el huracán Irma y provoca al mismo tiempo dos noticias simultáneas de catástrofes naturales".

La geóloga ha dicho que el temblor ha afectado a la placa de Cocos, que limita con la costa occidental de Centroamérica y limita con la Placa del Pacífico y la del Caribe, junto al arco volcánico centroamericano y en el límite también con la placa americana. "Se trata de un límite de subducción importante", ha dicho.

Además, ha comparado este sismo con el que ocurrió en Ciudad de México en 1985, que fue resultado de un proceso ocurrido en esta misma zona de choque entre placas.

En comparación con el de 1985, ha expuesto que aquel tuvo una profundidad de 15 kilómetros, es decir, no muy profundo, mientras que este se ha registrado a 33 kilómetros de profundidad, bajo el océano, y por tanto la onda de expansión del terremoto ha tenido más recorrido y puede producirse un mayor riesgo de tsunami, que se agrava también por estar muy cerca del límite de placas.

Con información de Europa Press