El jefe del equipo negociador del ELN, Israel Ramírez Pineda, alias "Pablo Beltrán", lee un comunicado de prensa en Quito, Ecuador. Foto: EFE
El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó hoy el regreso de Quito del equipo del Gobierno que negocia la paz con el ELN.
Ante esta situación he conversado con el jefe de delegación del Gobierno en Quito, doctor Gustavo Bell, para que se regrese de inmediato para evaluar el futuro del proceso"...
Juan Manuel Santos, presidente de Colombia

El Gobierno colombiano suspendió el inicio de una reunión que estaba prevista para hoy en Quito con el ELN a raíz de ataques con explosivos atribuidos a ese grupo guerrillero tras el final de una fase de cese del fuego.

"Ante esta situación he conversado con el jefe de la delegación del Gobierno en Quito (Gustavo Bell) para que se regrese de inmediato para evaluar el futuro del proceso", dijo el presidente Juan Manuel Santos.

El mandatario hizo la declaración minutos después de que autoridades del departamento de Arauca (este) acusaran al ELN (Ejército de Liberación Nacional) de cometer hoy al menos tres atentados con explosivos tras el final del alto el fuego que ese grupo y el Gobierno mantenían desde el pasado 1 de octubre.

El gobernador de ese departamento, Ricardo Alvarado, dijo que las Fuerzas Militares constataron que dos cargas de explosivos fueron activadas en contra del principal oleoducto del país, que transporta petróleo desde el pozo de Caño Limón, en Arauca, hasta el puerto de Coveñas, en el departamento caribeño de Sucre.

"Volvimos a lo mismo", dijo Alvarado en declaraciones a la cadena de radio Caracol, tras calificar de soberbio al ELN por reanudar sus habituales ataques contra la infraestructura petrolera inmediatamente despúes de finalizada la tregua.

El vicepresidente colombiano, Óscar Naranjo (d), y a la representante permanente de su país ante la ONU, María Emma Mejía Vélez (i), durante una rueda de prensa tras una reunión del pleno del Consejo de Seguridad de la ONU. Foto: EFE

Asimismo, autoridades de Arauca indicaron que dos militares resultaron heridos en el municipio de Arauquita a consecuencia de una granada que fue arrojada por presuntos miembros del ELN.
Por otra parte, tropas del Ejército fueron enviadas a un sector del departamento de Casanare (este) para proteger a técnicos de la estatal petrolera Ecopetrol que tratan de verificar si la disminución de la presión del bombeo de crudo en otro oleoducto se debe a un atentado con explosivos.

Santos deploró que el ELN hubiese decidido reanudar los ataques tan pronto concluyó la tregua, a pesar de que el Gobierno había dicho varias veces en los últimos días que estaba dispuesto a prorrogarla.

"El Gobierno estuvo siempre dispuesto a prorrogar el cese al fuego con esa organización (...), así se lo hicimos saber desde hace varias semanas y lo reiteramos en los últimos días, para responder afirmativamente ante la solicitud de la Conferencia Episcopal, las Naciones Unidas, los países amigos y centenares de organizaciones de la sociedad civil", dijo Santos.

"Inexplicablemente el ELN no solo se negó, sino que reanudó sus ataques terroristas esta madrugada, justo el día en que se debía iniciar el nuevo ciclo de negociaciones", agregó.

Además de ordenar el regreso a Bogotá del ex vicepresidente Bell, designado el mes pasado jefe del equipo negociador en reemplazo de Juan Camilo Restrepo, Santos dijo que les reiteró a las Fuerzas Armadas "la orden de actuar con contundencia para responder a esta agresión y proteger la vida y honra de los colombianos”.

El alto el fuego y de hostilidades entre el Gobierno y el ELN fue acordado a partir del 1 de octubre de 2017 en el marco del proceso de paz que las partes protagonizan en Ecuador desde febrero del año pasado.

El presidente colombiano Juan Manuel Santos (d), junto al Alto Comisionado para la Paz, Rodrigo Rivera (i), durante una alocución en Bogotá, Colombia. Foto: EFE/Presidencia de Colombia

La tregua fue acordada hasta este martes y se esperaba que el Gobierno y el ELN la prorrogaran antes de que finalizara.

Para ello, los negociadores habían definido desde diciembre que iniciarían el quinto ciclo de conversaciones el lunes pasado, pero la apertura de dicha ronda fue pospuesta para hoy, horas después del final del cese del fuego.

* Santos ordena regreso de negociadores de Quito tras nuevos ataques del ELN

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, ordenó hoy el regreso de Quito del equipo del Gobierno que negocia la paz con el ELN, luego de que esa guerrilla reanudara las acciones terroristas horas después de concluir un cese bilateral del fuego.

"Ante esta situación he conversado con el jefe de delegación del Gobierno en Quito, doctor Gustavo Bell, para que se regrese de inmediato para evaluar el futuro del proceso", dijo Santos en una declaración en la Casa de Nariño, sede del Ejecutivo.

El Gobierno y el ELN tenían previsto instalar hoy en la capital ecuatoriana la quinta ronda de diálogos de paz, un día después de concluido el alto el fuego bilateral que estuvo en vigor desde el 1 de octubre del año pasado hasta ayer.

En los últimos días tanto el Gobierno como el ELN habían manifestado su intención de prorrogar el cese el fuego bilateral, una medida que se esperaba fuera anunciada hoy en el inicio de la nueva ronda de diálogos en Quito.

En su declaración, el mandatario expresó su rechazo a los atentados que la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) perpetró esta madrugada contra la infraestructura petrolera, uno a un pozo en el departamento de Casanare y otro al oleoducto Caño Limón-Coveñas en Arauca, en el este del país.

"El Gobierno nacional estuvo siempre dispuesto a prorrogar el cese al fuego con esa organización y a negociar uno nuevo. Así se lo hicimos saber desde hace varias semanas y lo reiteramos en los últimos días", agregó Santos.

Sin embargo, "inexplicablemente el ELN no solo se negó, sino que reanudó sus ataques terroristas esta madrugada, justo el día en que se debía iniciar el nuevo ciclo de negociaciones", dijo.

Uno de los atentados ocurrió a las 1.14 hora local (6.14 GMT) cuando guerrilleros atacaron el pozo Cupiagua YZ10, en el municipio de Aguazul (Casanare), lo que obligó a la petrolera estatal Ecopetrol a activar un plan de contingencia para evitar el riego de crudo en el río Charte.

El otro suceso ocurrió en Arauca cuando fue dinamitado el oleoducto Caño Limón-Coveñas, el más importante del país, y fueron atacados dos miembros de la Armada con una granada, según confirmó a periodistas el gobernador de ese departamento, Ricardo Alvarado.

"Le reiteré esta mañana a nuestras Fuerzas Armadas la orden de actuar con contundencia para responder a esta agresión y proteger la vida y honra de los colombianos, como es su deber constitucional. Mi compromiso con la paz ha sido y será indeclinable. Pero a la paz se llega con voluntad y hechos concretos", apostilló.

* Con información de la Agencia EFE