ARCHIVO
En su edición de 2019, el fin de semana más barato del año registró varias fallas de este tipo, razón por la que lo usuarios aprovecharon para adquirir productos a muy bajo costo.

CIUDAD DE MÉXICO.- El Buen Fin 2020 ofrecerá los mejores descuentos y promociones del 9 al 20 de noviembre. Cientos de establecimiento físicos y en línea se encuentran preparando las ofertas con motivo del evento organizado por el gobierno federal en conjunto con el sector público y privado.

Mientras llega la temporada más barata del año, recordemos algunos de sus momentos menos afortunados en los que diversos errores llenaron a algunos de felicidad por encontrar ofertas inesperadas que, sin duda, no volverán a repetirse.

Desde el inicio del Buen Fin en 2011, las tiendas departamentales no se han salvado de cometer errores en etiquetados, promociones y descuentos que, en ocasiones y muy a su pesar, se han visto forzadas a respetar ante la intervención de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) y la presión de los compradores, quienes incluso han llegado a quedarse multitudinariamente en los establecimientos con tal de obtener productos a precios inimaginables.

En su edición de 2019, el fin de semana más barato del año registró varias fallas de este tipo, razón por la que lo usuarios aprovecharon para adquirir productos a muy bajo costo.

Una muestra de esto fue el caso de Walmart Pachuca. Debido a un error en un boletín enviado por correo electrónico, la tienda tuvo que vender ocho pantallas LG UHD de 55 pulgadas. Por si fuera poco, la Profeco informó que 18 personas más aún tenían la posibilidad de presentar su queja para adquirir el producto al precio publicado.

El correo anunciaba la oferta de una pantalla rebajada de $13,999 a $9,488, sin embargo, decía que a 24 meses sin intereses, el precio sería de $1,581.33.

Otro ejemplo es el caso de dos tiendas de autoservicio, una en Durango y otra en la Ciudad de México, que se vieron obligadas a vender pantallas en $3.78, según informó Ricardo Sheffield, director de la Profeco, el año pasado.

Un caso más que ocurrió durante la temporada del Buen Fin fue el de otra tienda Walmart, esta vez en la Ciudad de México, que tuvo que vender siete pantallas Samsung en $2,498 en lugar de $24,000 por un error de etiquetado. De igual forma, la tienda vendió nueve consolas PSP4 por el mismo precio.

En otra ocasión, una tienda en Toluca utilizó el símbolo de centavos en lugar de pesos, viéndose forzada a vender pantallas Samsung de 32 pulgadas por menos de $38 pues las anunciaron a 3,788 centavos.