foto: internet
Los diseñadores se han negado a trabajar la imagen de la próxima Primera Dama de Estados Unidos

No sólo Donald Trump ha provocado rechazo al ganar la Presidencia de Estados Unidos. Su esposa, Melania, tampoco ha sido muy bien recibida como nueva Primera Dama. Tanto así que existen diseñadores que se niegan a vestirla.

Tal es el caso de Marc Jacobs y Tom Ford, quienes declararon recientemente que no se atreverían a poner su nombre en la ropa que lleve Melania.

“No tengo interés alguno en vestir a Melania Trump”, dijo Jacobs en entrevista con Women’s Wear Daily. “Personalmente preferiría poner mis energías a ayudar a aquellos que se verán lastimados por (Donald) Trump y sus simpatizantes”.

Tom Ford, sin embargo, dio otro tipo de razones, las cuales aseguró vienen desde años atrás. “Se me pidió vestirla (a Melania) hace un par de años y rechacé”, aseguró en plática con The View. “No es necesariamente mi imagen”.

Ford dijo que se trataba de algo mucho más allá, que abarcaba a todos los políticos. “Incluso si Hillary (Clinton) hubiera ganado, no estaría usando mis ropas”. El diseñador explicó: “Son demasiado costosos. Y no lo digo de manera despectiva. No son artificialmente caros. Es lo que cuesta hacer estas cosas. Pero pienso que para relacionarte con todos, no deberías necesariamente (usar ropas caras)”.

Recientemente, Tommy Hilfiger dijo todo lo contrario a Women’s Wear Daily: “pienso que Melania es una mujer muy hermosa y pienso que cualquier diseñador debería sentirse orgulloso de vestirla”.

foto: internet / Tom Ford
foto: internet / Marc Jacobs
foto: internet / Melania Trump.