Una intensa tormenta invernal que golpeó con fuerzo en partes de Nebraska y Iowa y depositó más de 30 centímetros de nieve con lo que se provocaron trastornos al tráfico y cierres de escuelas y lugares de testeo del COVID-19.

Una intensa tormenta invernal depositó más de 30 centímetros (un pie) de nieve en partes de Nebraska y Iowa, provocando trastornos al tráfico y cierres de escuelas y lugares de testeo del coronavirus, mientras continuaba nevando el martes en otras partes del centro-norte de Estados Unidos.

Una persona recorre una acera recientemente despejada durante una tormenta de invierno en el centro de Lincoln, Nebraska. Foto: AP/Lincoln Journal Star

Se pronosticaba al menos 10 centímetros (cuatro pulgadas) de nieve en una amplia zona desde el centro de Kansas hasta Chicago y el sur de Michigan.

El meteorólogo Taylor Nicolaisen, situado cerca de Omaha, Nebraska, dijo que habría hasta 38 centímetros (15 pulgadas) de nieve entre York, Nebraska, y Des Moines, Iowa, y que habían pasado más de 15 años desde que hubiera tanta nieve en una sola tormenta en la región.

Un peatón cruza la calle en medio de una intensa nevada en Lincoln, Nebraska. Foto: AP/Lincoln Journal Star

Es una nevada histórica”, dijo Nicolaisen.

La tormenta dificultaba los traslados en Wisconsin, donde un semirremolque quedó cruzado en una ruta al sur de Milwaukee. El servicio meteorológico pronosticó hasta 25 centímetros (10 pulgadas) de nieve en la zona de Milwaukee, principalmente a orillas del lago Michigan.

Las ráfagas de hasta 40 km/h (25 mph) en el sur de Michigan reducían la visibilidad y dificultaban las labores de remoción de la nieve, dijo el meteorólogo Andy Boxell.