Alerta. En la oficina de Recaudación se pone mayor cuidado a la hora de entregar placas para discapacitados. / ARCHIVO
Detectan en Recaudación a personas que con mentiras intentan obtener láminas ‘especiales’

Desde personas con diabetes hasta quienes buscan “dobletear” placas para discapacitados en dos vehículos diferentes, se acercan día con día a las oficinas de Recaudación.

Las placas para personas discapacitadas tienen un costo de 35 pesos, esto sin contar adeudos o situaciones extraordinarias, además los usuarios que busquen este beneficio tienen acceso a un módulo especial, por lo que las filas son menos.

Para tramitar este tipo de láminas se pide una constancia de no más de dos meses que acredite la discapacidad permanente, irreversible y definitiva de capacidad física psicomotora o visual; éstas sólo tienen validez si fueron emitidas por el IMSS, ISSSTE, CREE, CRIT o en la Clínica del Magisterio.

No es necesaria la presencia de la persona con la discapacidad, por lo que cualquier persona que cumpla con la papelería requerida y acreditada en el módulo se hace acreedor a este beneficio.

Pero según trabajadores del Servicio de Administración Tributaria del Estado, durante la semana se reciben en promedio 20 personas para realizar este trámite, de las cuales más de la mitad es rechazada, en algunos casos quienes verdaderamente lo necesitan.

Durante esta semana una ciudadana acudió para realizar este trámite, es su hijo de aproximadamente 25 años quien sufre de alguna incapacidad y ella en esta ocasión presentó un certificado del CRIT; a pesar de que en este centro se tiene un límite de edad para atención en rehabilitación y la cual su hijo rebasaba por más de cinco años, esta solicitud fue recibida puesto que todo estaba en regla.

20 trámites por semana se realizan para adquisición de placas para discapacitados. / Archivo

De acuerdo con trabajadores de Recaudación, desde la Administración General se les ha pedido poner más cuidado en la expedición de placas para discapacitados, además de que ya está en marcha una auditoría para detectar usuarios con anomalías y mal uso de las láminas.

Otro de los problemas radica en los contactos que tienen usuarios, ya que cualquier doctor puede expedir este tipo de constancia, lo que facilita su acceso y a la vez contrasta con aquellas personas que no cuentan con un seguro, por lo tanto el acceso a este documento es una barrera para hacer uso real de este beneficio.

Un trabajador recordó la ocasión en que un ciudadano llegó en camilla acompañado de sus familiares, también hay personas con amputaciones que han solicitado sus placas, pero la falta del documento impide los trámites.

Al contrario, recordó a personas con influencias que su fácil acceso con doctores les ha permitido realizar los trámites durante los cambios de placas sin problemas.