Foto: ULISES MARTÍNEZ
Luego de los trámites, se entregó el cuerpo a los deudos para que se le dé último adiós

No padecía ninguna enfermedad —según su esposa— sin embargo ayer por la mañana, Faustino García Torres, de 53 años, perdió la vida de un infarto en los consultorios del Desarrollo Integral de la Familia, en Arteaga, Coahuila.

Alrededor de las 11:00 horas, María de los Ángeles Cuenca Monsiváis, esposa de Faustino, pidió una ambulancia para atención de su esposo, pues desde la noche anterior le dolía el pecho.

Los paramédicos de Protección Civil acudieron a San Pedro 216 de la colonia Estrella de David, pues Faustino presentaba dificultades para respirar además de que se sentía, según la mujer, muy frío.

Se le llevó a las instalaciones del DIF, donde fue recibido por los enfermeros del sitio y cuando se le estaba realizando una revisión para conocer la sintomatología que presentaba, Faustino simplemente se desvaneció.

Al realizarle labores de resucitación cardiopulmonar, inclusive con el desfibrilador, no se logró reanimar, por lo que después de varios minutos se le dictaminó sin vida, para enseguida llamar a las autoridades correspondientes.

Después de que se le levantaron las diligencias correspondientes y se determinó por las autoridades como natural el deceso, el cuerpo fue trasladado a las instalaciones del Semefo donde se determinaría la causa exacta de la muerte.