Cinco de los seis grandes bancos de Estados Unidos -Goldman Sachs, Wells Fargo, Chase, Citi y Morgan Stanley- han reconocido que las explotaciones en el Ártico son una mala inversión. Foto: Tomada de Internet
Cinco de los seis grandes bancos de Estados Unidos -Goldman Sachs, Wells Fargo, Chase, Citi y Morgan Stanley- han reconocido que las explotaciones en el Ártico son una mala inversión

El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha aprobado un plan para abrir el Refugio Nacional de Vida Silvestre del Ártico, en Alaska, a la exploración y explotación de petróleo, una medida que los grupos medioambientales describen como un ataque a la población indígena y la fauna y flora de la región.

La decisión anunciada por el Departamento del Interior podría conducir a la adjudicación de concesiones antes de fin de año en todo el refugio de vida silvestre, que cubre 631.800 hectáreas y es hábitat de especies como los osos polares y los caribúes.

Aunque el Congreso designó en 1980 la franja costera de la reserva, en el nordeste de Alaska, para posibles explotaciones petroleras, el Refugio del Ártico ha sido territorio vedado para las perforaciones a pesar de los esfuerzos de cuatro décadas de los republicanos por abrirlos a las empresas petroleras.

"El establecimiento de este programa es un hito mayor", afirmó en una entrevista el secretario del Interior, David Bernhardt. "No es el fin del proceso de arriendos, pero es un hito muy significativo", agregó.

El grupo ambientalista Sierra Club indicó, en un mensaje, que "cuando los republicanos del Congreso insertaron una adenda para abrir el Refugio Ártico a las perforaciones como parte de una ley fiscal en 2017, indicaron que dos arrendamientos que debían efectuarse hacia diciembre de 2024 generarían 1.000 millones de dólares en ingresos, una cifra que era cuestionable antes del caos en el mercado petrolero de este año" .

Mala inversión, según los analistas

En el último año, cinco de los seis grandes bancos de Estados Unidos -Goldman Sachs, Wells Fargo, Chase, Citi y Morgan Stanley- han reconocido que las explotaciones en el Ártico son una mala inversión y se unieron a más de 20 instituciones financieras de todo el mundo en actualizar sus políticas de inversiones para excluir la financiación de perforaciones en esa región, incluyendo el Refugio del Ártico.

De acuerdo con el plan anunciado hoy, la primera licitación de concesiones se llevará a cabo el 22 de diciembre de 2021, aunque Bernhardt dijo que podría realizarse antes de fin de este año.

Una encuesta llevada a cabo en abril por las universidades George Mason y Yale reveló que el 33 % de los votantes registrados en la región afectada apoya las perforaciones petroleras, y el 67 % se opone a ellas.