Foto: Especial
“Estaré orgulloso de cerrar el gobierno” y “yo asumiré esa responsabilidad", amenazó Donald Trump

Washington. El presidente Donald Trump, en un encuentro con líderes demócratas en la Casa Blanca el martes, amenazó con paralizar al gobierno si el Congreso no le aprueba los fondos necesarios para construir un muro en la frontera con México. Insistió en que el ejército puede construirlo incluso si los demócratas no votan a favor de autorizar el dinero.

Trump se reunió con la dirigente demócrata de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y con el líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, mientras el gobierno se prepara para un posible cierre parcial el 21 de diciembre, cuando vence el financiamiento de algunas agencias públicas.

"Si no tenemos seguridad en la frontera, cerraremos el gobierno”, declaró el mandatario advirtiendo que de una manera u otra la muralla, emblemática promesa de su campaña electoral, será construida.

Schumer y Pelosi han estado implorándole al presidente que encuentre una solución.

“No deberíamos paralizar al gobierno por una disputa”, dijo Schumer.

Pero Trump respondió que “estaré orgulloso de cerrar el gobierno” y “yo asumiré esa responsabilidad". El presidente argumentó que la seguridad fronteriza es necesaria y que para eso se necesita el muro.

Pelosi comentó sobre el inhóspito encuentro: “Esto ha caído en espiral”.

Hace unas horas en Twitter Trump había amenazado con encomendar a las fuerzas armadas la construcción del muro prometido en la frontera con México “si los demócratas no nos dan los votos para proteger a nuestro País”.

Trump tuiteó la amenaza, con la que busca que se apruebe su pedido de miles de millones de dólares para el muro, horas antes de la reunión prevista en la Casa Blanca.

En una serie de tuits, el presidente dijo que agentes de inmigración, la patrulla fronteriza y miles de efectivos militares enviados a la frontera han realizado una tarea “FANTÁSTICA”. Pero añadió que “una Gran Muralla, sin embargo, sería una solución mucho más sencilla & menos cara”.

Trump dijo que aguardaba con ansias la reunión con Schumer y Pelosi, aunque los acusó de no desear la seguridad de la frontera por “razones estrictamente políticas”.

“Si los demócratas no nos dan los votos para la seguridad de nuestro País, los Militares construirán los tramos restantes del muro. ¡Ellos sí conocen su importancia!”, dijo el mandatario.

Schumer y Pelosi dijeron el lunes que los republicanos tienen el poder para mantener abierto el gobierno porque controlan las cámaras del Congreso y la Casa Blanca.

“Nuestro país no puede permitirse un Cierre Trumpiano”, dijeron en un comunicado. Añadieron que el presidente “sabe muy bien que su propuesta de muro no tiene los votos para la aprobación en la Cámara y el Senado y no debería ser un obstáculo para un acuerdo bipartidista”.

Los jefes republicanos del legislativo han dicho reiteradamente que es responsabilidad de Trump llegar a un acuerdo con los demócratas, en reconocimiento de su incapacidad para aprobar proyectos de gastos solo con los votos de su partido.

Esto da a los demócratas cierto impulso de cara a las conversaciones a puertas cerradas, en las que también podrían abordarse los pedidos de fondos de emergencia para los incendios en California y un proyecto de ley republicano para extender exenciones impositivas a punto de vencer y demorar algunos impuestos sobre la atención de salud.