Foto: AP
Jerome Powell está en la mira, después de la última decisión del banco central de alzar las tasas de interés

Trump ha discutido con sus colaboradores la posibilidad de despedir al jefe de la Reserva Federal Jerome Powell, después de la última decisión de alzar el costo del dinero. Lo ha revelado la agencia Bloomberg, citando cuatro fuentes anónimas, según las cuales el presidente acusa al banco central de haber provocado la reciente disminución de Wall Street, y poner en riesgo el crecimiento económico.

Powell ha sido nominado por Trump en lugar de Janet Yellen. El jefe de la Casa Blanca había considerado de dejar en el cargo a la economista elegida por Obama, pero después ha decidido sustituirla con un republicano, también por tener a una que debía nominar y por lo tanto sería más fiel.

Durante la campaña electoral el entonces candidato republicano había dejado claras sus expectativas, acusando a la Fed de frenar la economía.

El quería estimularla a través de cortes a las tasas y la reducción de las regulaciones que frenan las empresas, y se esperaba que el banco central colaborara dejando el costo del dinero en los niveles mínimos después de la Gran recesión del 2008.

 

Powell es un republicano, pero esta línea era compartida por la mayoría de los gobernadores del banco central, y por lo tanto cuando el ha entrado al cargo ha proseguido con la misma línea.

Sin embargo, Trump se ha resentido, lamentándose públicamente en varias ocasiones del jefe que el mismo ha nominado, y reprobando privadamente al Secretario del Tesoro Mnuchin de haber elegido la persona equivocada.

Powell ha resistido a las presiones, y el miércoles pasado la Reserva Federal ha alzado aún las tasas de interés, porqué es cierto que Wall Street ha tenido el peor diciembre desde la Gran Depresión, pero la economía real va bien y necesita llevar el sistema hacia el punto de equilibrio de la neutralidad.

Explicando su decisión, el jefe del banco central ha dicho que “las consideraciones políticas no han tenido algún efecto sobre nuestra elección”.

Trump se ha enfurecido, y ha discutido la posibilidad de despedirlo. Los consejeros de Trump le han hecho notar que la caza de Powell agitaría de más los mercados, y por ahora lo habría convencido a  pasar por alto, también muchos analistas comienzan a pensar, que es la misma incertidumbre provocada por el presidente y poner en riesgo la bolsa y la economía.