Foto: Especial
Julian Louw, doble de acción, invirtió tiempo y una considerable cantidad de dinero, para transformarse en una copia fiel de su personaje favorito

Julian Louw, doble de acción, literalmente se transformó en su personaje anime favorito.

El sudafricano vaya que llama la atención en su hogar actual, Los Angeles, cuando se transforma.

Julian creció como un fan total del anime estrella de los 90´s, Dragon Ball Z, pero llevó su obsesión a otro nivel, buscando transformarse por completo en Trunk, el guerrero viajero del tiempo.

Pero hay una historia detrás de esta decisión.

'Dragon Ball Z es uno de los más intensos y profundos animes que yo haya visto', declaró Louw. 'Cuando la gente me ve como Trunks solo veo caras de wow, me encanta', añadió.

Pero, mientras la mayoría de las transformaciones físicas vienen de la vanidad, Julian declaró que volverse Trunks fue más como una terapia.

Julian Louw es un orgullo fanático. Foto: Especial

'En la escuela era como un soñador, o muy distraído. Me costó muchas burlas'.

'Me veían como un debilucho. Mucho de lo que viví me lo guardé, podría decir que Dragon Ball Z fue mi escape.'

Pues parece ser que Julian se reirá al final, ya que como un actor novato, atiende premieres de cine, además se ha vuelto una atracción regular de muchas convenciones.

SACRIFICIO

Claro que no fue fácil llegar a esto, para empezar Julian dijo que volverse Trunks le ha costado un mínimo de 5 mil dólares anuales, entre costos de entrenamiento, alimentación, etc.

Esto porque según declaró, no quería ser una mala imitación de ese personaje, sino lucir lo más apegado posible, sobre todo físicamente.

Y vaya que lo logró, ahora vive un sueño que tuvo desde joven.

'Cuando me vuelvo Trunks me siento poderoso, carismático, genial y motivado para hacer a la gente feliz y emocionada'.