Para evitar recordar a su padre, los niños se imaginan aventuras extraordinarias. Foto: Vanguardia/Roberto Armocida
La curiosidad de Benjamín a sus 8 años, abruma la adolescencia de 15 de su hermano Hugo, quien tiene que ingeniárselas para satisfacer el mundo de preguntas en el que vive el pequeño

¡No te lo pierdas!
Obra de teatro
Fecha: 6, 13, 20 y 27 de abril 
Lugar: Teatro García Carrillo 
Hora: 20:00 horas
Entrada libre

Si no nos viéramos pisando las mismas tierras, estaríamos seguros de que los niños viven en otro mundo, sin embargo no se trata de seres ajenos a esta realidad, sino de personas completas que luchan por comprender el mundo que los rodea.

La compañía Finisterre Teatro y el Instituto Municipal de Cultura estarán presentando en el Teatro García Carrillo todos los jueves de abril a las 20:00 horas, la puesta en escena “Arrullos para Benjamín”, dirigida por José Luis Zamora, que aborda precisamente la búsqueda de un niño por comprender la ausencia. 

Benjamín (por el actor Bernardo Vega) tiene la curiosidad inmensa por conocer a su padre, a quien nunca ha visto pero Hugo (por Rafael Hernández) evita el tema cada que su hermano menor insiste, tratando de convencerlo para que no indague más.

Benjamín es interpretado por Bernardo Vega y Hugo por Rafael Hernández. Foto: Vanguardia/Roberto Armocida
Me habla mucho sobre el origen de todo, hacia dónde vamos, de dónde venimos y cómo es muy difícil establecerse en la vida si no tienes una raíz”
José Luis Zamora

Aún así, la curiosidad de Benjamin es tan grande como su inocencia, por lo que sigue preguntando y Hugo, a quien desde pequeño le tocó ser el “hijo adulto” y la guía para su hermano, decide inventar historias sobre su padre para satisfacerlo. 

Así, ambos hermanos realizan un viaje fantástico lleno de aventuras tan solo dentro de su habitación, fortaleciendo lo entrañable de su relación y desarrollando una fraternidad que tan sólo dos consanguíneos que se aman pueden tener. 

“Me habla mucho sobre el origen de todo, hacia dónde vamos, de dónde venimos y cómo es muy difícil establecerse en la vida si no tienes una raíz” dijo José Luis Zamora, director de la puesta en escena. 

Foto: Vanguardia/Roberto Armocida

La obra es original del dramaturgo michoacano Hasam Díaz, quien como explicó el director, ha escrito textos para entablar diálogos sobre la familia y la sociedad desde el punto de vista de los adolescentes y los niños. 

“La profundidad del tema es muy complicada, por eso decidí trabajar con dos actores de renombre en Coahuila como Rafael hernández, maestro de teatro, actor y director del grupo ‘La canica ganadore varias veces del Premio Nacional de Teatro para Niños hecho por Niños así como Bernardo Reyna”, aseguró. 

Durante tres meses los actores y el director estuvieron trabajando en la preproducción de “Arrullos para Benjamín”, para lo que desarrollaron un elemento escenográfico que se convierte en algo vital para contar esta historia .

Foto: Vanguardia/Roberto Armocida

“Lo que le pedí a los actores fue que retomaran la capacidad del juego, ‘madurez es recordar la seriedad con que jugábamos cuando éramos niños’ y creo que eso aborda muy bien la palabra teatro, es un juego pero muy en serio, además de que exploraran su capacidad de asombro”, explicó José Luis 

Esto ya que fue su deseo que ambos actores no se pusieran a interpretar el asombro de un niño, sino que proyectaran una capacidad de sorpresa completamente genuina. 

“Abordamos la obra desde el sentido de la ausencia, todos hemos sentido eso y decidí trasladar este texto precisamente recordando cómo no están nuestros maestros Jesús Valdés, Nati Molina y Alejandro Santiex”, añadió el director. 

Con este proyecto Finisterre Teatro explora un teatro distinto al que acostumbra (más adulto y de cabaret), ofreciendo un producto para toda la familia que esperan poder llevar a festivales y otros escenarios de la ciudad.